9 abril 2016 Curiosidades

Fukushima

El desastre de la central nuclear de Fukushima es uno de los m√°s importantes de los √ļltimos a√Īos. Han sido bastantes las personas que se han visto obligadas a dejar sus casas, incluso a sus animales, los cuales han quedado a su suerte en lugares que incluso ahora mismo tienen cotas de radiaci√≥n demasiado altas. Sin embargo, ya sab√©is que incluso en los lugares de depravaci√≥n existe gente buena. El caso de Naoto Matsumura es uno de los mejores ejemplos que podemos poner.

La misi√≥n de Naoto Matsumura es extremadamente importante, ya que se encarga de cuidar a los animales que fueron abandonados a su suerte en los alrededores de la conocida central nuclear de Fukushima. La localidad de Tomioka, como bien sab√©is, tuvo que ser evacuada debido al peligro de radiaci√≥n que exist√≠a en ella. Nuestro protagonista, tras una mala experiencia despu√©s de este suceso, volv√≠a a la ciudad con el √ļnico fin de ayudar a los animales.

Ahora mismo, Matsumura dispone de los suficientes recursos para ayudar a las especies animales. Y no tiene miedo de los peligros que puedan salir de la central nuclear. Aunque tenga a su disposición 40 kilómetros cuadrados de espacios para salvar a las especies, lo cierto es que su página en Facebook está obteniendo una gran cantidad de éxito, con donaciones llegadas de todas partes. Mencionar que periódicamente los helicópteros descargan víveres en determinados lugares, los cuales ayudan a los animales.

Por otra parte, decir que Naoto est√° contaminado con energ√≠a nuclear, aunque eso no le importa. Puede que desarrolle diferentes tipos de enfermedades, pero √©l prefiere morir ayudando a los animales. Por supuesto, todos los alimentos son proporcionados desde el exterior, lo que significa que estos no tienen ning√ļn tipo de contaminaci√≥n.

Próximamente podremos disfrutar de un documental en el que se narran las aventuras de Naoto Matsumura. Será entonces cuando podamos ver los actos heroicos que ha realizado este hombre. Desde ya, gracias por su gran valor.

Vía | The Washington Post
Foto | FlickR – Danny Choo

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *