27 febrero 2017 Curiosidades

dinosaurio

A pesar del consenso general de que una parte de los dinosaurios evolucionó hasta convertirse en lo que hoy son las aves modernas, un reciente estudio ha desvelado un dato sorprendente sobre este proceso evolutivo y el desarrollo de la capacidad de volar. Según Stephen L. Brusatte, investigador de la Universidad de Edimburgo, en un estudio publicado en la revista Science, desvela que las plumas no surgieron para facilitar el el vuelo.

Precisamente la capacidad de volar es uno de los mayores enigmas evolutivos que los científicos intentan desentrañar. Hasta ahora se pensaba que el proceso para volar había sido lineal, aunque las últimas investigaciones en esta materia apuntan a que se desarrolló de forma caótico. “Miles de fósiles encontrados en China a finales de la década de 1990, con minuciosos detalles de plumas y otros tejidos blandos, cuando se colocan juntos en un árbol genealógico, demuestran que muchos componentes anatómicos del aparato volador de los pájaros modernos evolucionaron poco a poco en los dinosaurios durante decenas de millones de años por razones ajenas al vuelo”, destaca Brusatte.

El investigador destaca que las plumas por si mismas no explican con total claridad qué especies de dinosaurios con ellas podían volar. “En cambio, una comprensión de la biomecánica es clave para determinar con precisión qué especies podían levantar el vuelo agitándose o deslizándose”. Los resultados de los estudios de estos fósiles apoyan la hipótesis de que las alas se desarrollaron por razones que poco o nada tenían que ver con la capacidad de volar, más bien con el cortejo o la incubación de los huevos.

La capacidad de volar se desarrollaría mucho más tarde, en “un subgrupo “preaviar” que comenzó a evolucionar con la combinación correcta entre tamaño de cuerpo pequeño, alas largas y otras características anatómicas que lanzaron a algunas especies al vuelo propulsado”. Dichos ejemplares constituirían los primeros ejemplos de aves modernas.

Fuente | SEO/Birdlife
Fotografía | Wikimedia Commons

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *