7 abril 2015 Cuidados, Domésticos

Gato

Es completamente normal que los gatos maúllen. No en vano, para ellos es como para nosotros hablar. No obstante, cuando esta acción se va repitiendo una y otra vez, día y noche, eso ya no nos hará tanta gracias. Llegados a este caso, sería conveniente que tomáramos alguna medida con el fin de que las molestias ocasionadas no llegaran a mayores.

Está claro que los gatos no entienden de horarios, lo que significa que maullarán siempre que quieran. Entonces ¿cómo podemos conseguir que dejen de hacer este tipo de ruidos incluso a horas intempestivas? Existen varias formas, por lo que lo conveniente será que las tengamos todas en cuenta con el fin de poder aplicarlas de manera exacta.

En primer lugar, es necesario que sepamos por qué maúlla el animal. Las razones más frecuentes son por hambre, porque quiere salir a la calle, porque quiere jugar o porque está en celo. También puede ocurrir que esté tomando alguna medicación que le esté dando problemas. Tampoco estaría de más comprobar el lenguaje corporal del gato.

Hay varias soluciones:

  • Esterilizar o castrar al gato: los maullidos suelen ser una manera de avisar a los demás ejemplares de que están en celo. Castrarlos o esterilizarlos pueden solución.
  • Limpiar la caja de arena: con el fin de que estén limpios. La suciedad no les gusta en absoluto.
  • Cánsalo: si quieren jugar, sería conveniente hacerlo con ellos para que se cansen y, finalmente, dejen de maullar.
  • Establecer unos horarios fijos de alimentación: en el caso de que maullen por hambre, sería conveniente establecer unos determinados horarios para que coman y beban.

Finalmente, si nada hace que deje de maullar, no sería mala idea llevarlo al veterinario, por si hubiera alguna razón más o menos oculta. Ya sabéis que todo tiene una razón, por lo que sólo habrá que encontrarla.

Vía | eHow
Foto | Luis García

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *