5 agosto 2009 Curiosidades, Medio Ambiente, Paraiso Natural

paraiso.gif
En la época de la globalización y de las telecomunicaciones nos preguntamos si todavía queda algún lugar en el que el hombre no haya puesto los pies.

Quizá surjan dudas entre los más soñadores, a los escépticos les cuostará creer que aún se pueda visitar algún lugar en el que la fauna y la flora se conservasen al margen de la existencia del hombre. Este caso es el de la Reserva Natural de Kronotsky Zapovednik, un paraíso natural situado al este de la península de Kamtchatka en Rusia puesto en cuarentena para su cuidado.

Este lugar se encuentra preservado por el gobierno ruso como si de la Atlántida se tratara. De hecho, Zapovednik significa zona restringida. Los científicos presuponen que un paraíso a más de 1500 metros de altitud se podría ver muy dañado con la mano del hombre. No quieren huellas humanas, sólo experimentos científicos.

Los que han tenido la suerte de entrar allí pudieron ver bosques poblados con árboles propios del pleistoceno junto a volcanes tranquilos bajo las nieves eternas. La presencia de geiseres es muy común aunque Kamchatka está llena de ellos. Si la flora es diversa, la fauna mucho más. Osos pardos y focas marinas, águilas y halcones en busca de truchas rojas, la vida animal en estado puro.

Tantas restricciones tiene este lugar, que la escasez de visitantes que recibe cada año es controlada por los científicos y las autoridades rusas. Todo para medir el impacto que puede tener sobre el sistema la acción humana. Quizá valga la pena no verlo para conservar su belleza.

Fuente | National Geographic

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 agosto 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *