8 enero 2018 Salvajes

mariposa

La asociación Zerynthia ha abierto los plazos para elegir a la mariposa del año 2018. Una votación que se repite por tercer año consecutivo y que va camino de convertirse en toda una tradición para esta organización de forma similar a la que realizan otras agrupaciones naturalistas como SEO/Birdlife. Desde 2016 se promueve la elección de una mariposa amenazada con el objetivo de fomentar campañas de sensibilización y estudio, pero también para dar a conocer mejor a estos ejemplares ante el gran público.

Hasta la fecha, las votaciones han sido un éxito y se espera que esta edición siga sumando adeptos y simpatizantes para elegir a la mariposa del año. Este año las candidatas son la ajedrezada haltera (Pyrgus cinarae), la azufrada ibérica (Euchloe bazae), la rabicorta w-blanca (Satyrium w-album) y la hormiguera de las gencianas (Phengaris alcon). Los interesados en participar en esta elección tienen hasta el 31 de enero para emitir su correspondiente voto y elegir a su candidata a mariposa del año.

La mariposa del año de 2017 fue la “apolo” (Parnassius apollo), una especie gravemente amenazada por el cambio climático. En cuanto a la elegida en 2016, fue la característica y emblemática “graellsia” o “isabelina” (Actias isabelae). Respecto a ambas especies, la asociación Zerynthia ha realizado campañas informativas y otros actos similares con el objetivo de lograr una mayor protección de estos ejemplares, así como diversas campañas divulgativas sobre las mismas. Precisamente, la agrupación ha publicado recientemente una extensa monografía sobre la “isabelina”.

Más allá de la belleza estética de las mariposas, lo cierto es que cumplen una importante labor polinizadora que las convierte en seres vitales para garantizar el equilibrio en los ecosistemas. Su presencia es indicativa de salud de los lugares en los que habitan y constituyen un importante elemento dentro de las cadenas tróficas, siendo un alimento indispensable para otras especies animales como aves y mamíferos insectívoros.

Fuente | Asociación Zerynthia

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *