11 mayo 2017 Domésticos

Gato

Ponerle un cascabel al gato se ha convertido en algo habitual. Nos permiten mantenerlos siempre a la vista con un simple sonido. No obstante, también son muchas las personas que, cada día, deciden quitárselo a sus mascotas. El motivo: este accesorio es malo para la salud de los gatos y tiene consecuencias, en ocasiones, irreversibles. Parece que su colocación no es una buena idea.

Existen bastantes motivos por los que ponemos cascabeles a los gatos. Puede ser por estética. Es decir, para que el animal esté más bonito. La localización también es un punto importante, gracias al cascabel podemos saber dónde se encuentra el animal en todo momento. Hay dueños de gatos que les ponen el accesorio solo para evitar mayores problemas. Los animales a veces se portan mal. Si les ponen un cascabel también pueden avisar a otras especies más indefensivas.

Las desventajas son bastantes, algunas de las cuales resultan peligrosas. Una de las consecuencias más funestas está en el propio tímpano del animal. Y es que el constante sonido que hacen los cascabeles puede provocar un daño irreparable en esta zona del cuerpo. Además, cuando el gato se vea molesto por la presencia del accesorio, también procederá a arrancarlo, lo que puede provocar más daños físicos.

¿Existen cascabeles buenos? Definitivamente, no. Su uso se basa en que emiten un sonido que permite encontrar a los gatos. Y este sonido es el responsable de provocar los daños que hemos comentado. Por lo tanto, la respuesta está clara: colocar un cascabel al gato provocará daños graves a su salud. Mejor descartarlos.

Vía | One Howto
Foto | FlickR – jacinta lluch valero

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *