24 agosto 2016 Salvajes

gorrion

No cabe duda de que vivir en una gran ciudad tiene consecuencias para los habitantes de las mismas. Un ritmo más acelerado, la contaminación y multitud de factores que hacen que sea estresante vivir en ella. Las aves son especialmente sensibles a este entorno y a los efectos del estrés como ya demostró un reciente estudio realizado por la Universidad de Lund, en Suecia. Ahora un nuevo trabajo publicado en la revista científica Biology Letters revela que los pájaros que viven en entornos urbanos son más agresivos a la hora de defender su territorio que aquellos que habitan en el campo.

Los investigadores del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia (Balcksburg, EEUU) que han conducido el estudio sugieren que este comportamiento violento de las aves urbanitas se debe al menor número de territorios óptimos en los habitar. Es por este motivo por el cual los pájaros desarrollan una actitud más beligerante para poder así defender su territorio de los posibles competidores. Para realizar este estudio se midió la agresividad de machos de gorrión melódico (Melospiza melodia), una especie muy extendida en Norteamérica.

“Los autores del estudio reprodujeron en cada espacio la grabación del canto de un gorrión melódico y observaron las reacciones de los habitantes de la zona ante la intrusión. En los puntos más urbanizados, los gorriones se acercaban más al altavoz, batiendo sus alas furiosamente, y se unían al canto fuerte del altavoz para después iniciar un trino más apagado que los investigadores asocian con un ataque inminente. En el caso de los gorriones de campo, el vigor de la reacción era sensiblemente inferior”, detalla SEO/Birdlife.

Los animales que habitan en las ciudades junto a los humanos viven en un mundo bastante distinto al de las especies que lo hacen en entornos rurales. La presencia del hombre garantiza más oportunidades de alimentación, pero también una mayor presencia de depredadores potenciales y otros problemas la lucha feroz por el territorio. El estudio sostiene que con el continuo incremento de la población humana las ciudades deberían empezar a considerar el garantizar espacios y un desarrollo de las mismas para que sean más amigables con la biodiversidad.

Fuente | SEO/Birdlife
Fotografía | Wikimedia Commons

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *