18 febrero 2016 Salvajes

valla

El establecimiento de vallas fronterizas en varios países europeos por motivo de la crisis de los refugiados sirios podría tener efectos insospechados en la fauna local. Los animales no entienden de fronteras humanas y la edificación y construcción de vallas artificiales afecta en gran medida a los mamíferos y otros seres que han visto como sus territorios naturales han sido bloqueados recientemente con estos elementos que dificultan e impiden su tránsito, además del de las personas.

Pero la restricción de movimientos no es el único problema que suponen estas vallas, ya que muchas de ellas también mutilan a los animales, como ocurre con las llamadas “concertinas” que disponen de cuchillas con las que “disuadir” a aquellos que intentan saltarlas. Como no podía ser de otra forma, los animales no entienden estas formas de disuasión, por lo que muchos quedan mutilados o heridos de forma arbitraria al intentar cruzar unas barreras que no deberían estar ahí.

Un grupo de investigadores destacan en la revista Nature que “gracias a la apertura de las fronteras en Europa durante el siglo XX, muchas especies de fauna local se han recuperado”. Sin embargo, durante los últimos meses han proliferado nuevas vallas a lo largo de las fronteras de Eslovenia, Croacia y Hungría y están previstas otras en las fronteras de Letonia y Estonia con Rusia. “Estas vallas pueden afectar al oso pardo, el lobo, el lince y varias especies de ciervos rojos”, detallan.

Los investigadores consideran que se deberían tomar “medidas que garanticen la supervivencia de las poblaciones de animales que han sido aisladas”, así como estudiar el diseño de la estructura y la colocación de vallas para minimizar su impacto sobre la vida silvestre. “Existen muchas opciones y todo lo que tenemos que hacer es conseguir que las autoridades traten de encontrar soluciones prácticas que se adapten a las circunstancias específicas”, explica Linnell, del Instituto Noruego para la Investigación de la Naturaleza. Y es que ponerle puertas al campo puede tener consecuencias inesperadas…

Fuente | Eldiario.es
Fotografía | Wikimedia Commons

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *