26 junio 2017 Peligro de extinción, Salvajes

incendio

El incendio que está afectando a las inmediaciones del parque nacional de Doñana comienza a tener trágicas consecuencias. A la perdida del ecosistema que va a acompañada a cualquier incendio de gran magnitud se ha sumado un suceso inesperado: el desalojo del centro de cría del lince ibérico de El Acebuche (Almonte, Huelva). Ante la proximidad de las llamas, este centro tuvo que ser desalojado de forma urgente para evitar que todo el trabajo realizado en él quedase reducido a cenizas.

Una situación de premura que dejó únicamente 15 minutos a los responsables de El Acebcuhe para lograr evacuar el máximo número de ejemplares de lince ibérico. Una tarea ingrata que se centró en salvar a las parejas reproductoras y a las crías nacidas este año, dando un total de cinco cachorros y nuevo adultos. El resto de los animales han sufrido un destino incierto, ya que los cuidadores abrieron las jaulas y los recintos donde estaban los otros ejemplares, aunque su destino final es desconocido.

A pesar del traslado de los linces ibéricos sanos y aptos para continuar con el programa de reproducción de esta especie, hay que lamentar una víctima. La hembra “Homer” no consiguió sobrevivir a la tensión generada por todo este proceso, lo que finalmente se tradujo en la muerta de la misma. En cuanto al resto de linces que no pudieron ser evacuados, fuentes cercanas al centro de cría aseguran que los ejemplares nacidos en cautividad no estarán lejos de las instalaciones de El Acebuche. Una vez sea posible regresar al centro, se establecerá “una estrategia de captura para aquellos felinos que hayan huido”.

El Acebuche era el corazón del programa de reintroducción y cría en cautividad del lince ibérico y este incendio es un duro golpe a todo este proceso iniciado en 2005. Para este año se esperaba que se liberasen alrededor de 40 ejemplares de estos felinos, aunque este devastador incendio puede tener graves consecuencias y obligar a hacer un reajuste de esas cifras.

Fuente | El Diario.es

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *