12 septiembre 2017 Enfermedades

Perros

La torsión de estómago en los perros es una enfermedad poco conocida, pero muy común. De hecho, la mayoría de dueños ni siquiera suelen saber cómo actuar cuando hace acto de presencia, por lo que la mejor idea es que sepáis no solo sus características, sino también la manera de solucionar la dolencia.

La torsión de estómago, también llamado síndrome de dilatación, es una enfermedad que afecta a los perros y que, de no tratarse a tiempo, puede provocar la muerte de la mascotas. Su origen está ligado a la acumulación de gases en el estómago. Cuando ocurre, la inflamación impide que los ligamentos puedan sujetar el órgano, provocando que el peso del bazo dé un giro en el intestino.

Las consecuencias son llamativas: colapso en el riego sanguíneo, y estrangulamiento de las arterias y venas que discurren por el estomago. Adicionalmente, la sangre podría no llegar correctamente a los demás órganos vitales ni tampoco oxigenarse de forma adecuada, ocasionando una arritmia cardíaca y, por último, un shock fatal.

Causas, síntomas y soluciones a la torsión de estómago

Perro

Entre las causas que existen encontramos las siguientes: gran ingesta de comida, estrés, enfermedades y razas más propensas a sufrir el mal. En relación a los síntomas, estos suelen ser nerviosismo, vómitos, inflamación en el abdomen, salivación abundante, dificultad para respirar, depresión y debilidad en el cuerpo.

Si vuestro perro presenta los síntomas es importante que acudáis cuanto antes a un veterinario. Es extremadamente importante que durante el camino el animal no se mueva en exceso y que realice el viaje cómodamente. El diagnóstico se realiza gracias a una radiografía, pasando posteriormente a administrar ciertos medicamentos, como antibióticos, además de inyectar varios fluidos vía intravenosa para calmarle. Finalmente, el especialista debería extraer el contenido del estómago mediante una sonda, a través de la boca, haciendo un lavado gástrico.

No hay que olvidar que existe una intervención quirúrgica con el objetivo de fijar el estómago a la pared costal, evitando así una torsión futura. En el caso de que tras esta operación ocurra alguna incidencia, es necesario mencionar que disminuyen considerablemente las posibilidades de sobrevivir. Eso sí, el éxito de la operación permitirá aumentar su calidad de vida.

Cómo evitar la torsión de estómago

Perro

Evitar la torsión de estómago es tan sencillo como no realizar las causas que la provocan. Entre las tareas necesarias se encuentran dividir la comida en varias fracciones, evitar que los perros beban mucho agua, o restringir la cantidad de ejercicio que realizan a lo necesario.

Recordad que los perros son como parte de nuestra familia, lo que significa que evitar la torsión de estómago sería como salvarle la vida.

Vía | PetMD
Fotos | Pixabay – congerdesign | Pixabay – HeungSoon | Pixabay – Karsten_Kettermann

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *