12 mayo 2017 Curiosidades, Salvajes

perezoso

Las legañas son una secreción que se suele encontrar de forma habitual en los ojos tras un largo periodo de sueño o debido a otras circunstancias. Estas recogen la suciedad de los ojos dando resultado a un moco calcificado que suele encontrarse en las comisuras de los párpados de los seres humanos y de algunos animales.

Dada la fama de “dormilones” que tienen los perezosos, cabría preguntarse si estos animales generan legañas. Pues bien, la respuesta a tal pregunta es no, o más concretamente, muy pocas en comparación con otros animales. Al parecer estas secreciones aparecen en los perezosos cuando algún agente extraño entra en contacto con sus ojos o cuando la humedad disminuye a niveles atípicos en su hábitat. En cualquier caso, no las segregan por dormir mucho.

Y es que al contrario de lo que su nombre indica y de su pausado estilo de vida, los perezosos no duermen tanto como se cree. Los perezosos de dos dedos suelen dormir una media de 8 o 9 horas, y aunque a simple vista pueda parecer que están dormidos, en realidad se están moviendo aunque increíblemente despacio. En ocasiones, estas horas de sueño se entremezclan con periodos de actividad, aunque en ocasiones sea difícil de distinguir.

Lo más parecido a las legañas que producen los perezosos es una sustancia blanca que sale a través de los ojos. Este extraño comportamiento se produce cuando los perezosos de dos dedos se excitan por algún motivo. Se desconoce la composición de esta sustancia, pero la investigadora Becky Cliff del Santuario de Perezosos de Costa Rica señala que lo más probable es que esa secreción sea una combinación de feromonas.

Fuente | BBC
fotografía | Wikimedia Commons

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *