28 diciembre 2015 Peligro de extinción, Salvajes

aguila-imperial

Los tendidos eléctricos son una de esas trampas mortales a las que las aves deben hacer frente todos los días del año. A pesar de que se intenta mitigar este negativo impacto sobre las poblaciones de aves, lo cierto es que muchos de estos animales mueren al año por este motivo. Una de las mayores perjudicadas por estas redes eléctricas es el águila imperial, que está sufriendo especialmente muertes por este motivo en Marruecos, donde la especie busca nuevos horizontes de expansión.

Las poblaciones de águila imperial se están recuperando y buscan adentrarse en nuevos territorios, lo que les ha llevado a volver a cruzar el Mediterraneo hacia África, donde llevaban mucho tiempo completamente extinguidas. Ahora, la distribución del tendido eléctrico marroquí realizada sin un criterio medioambiental, está condicionando seriamente la viabilidad y supervivencia de este águila en este país.

El foco de las electrocuciones mortales se concentra en Guelmim, donde en un periodo muy breve de tiempo se han encontrado varios cadáveres de águila imperial, aunque los datos pueden ser mucho peores ya que este puede no ser el único punto negro de la zona. Investigadores marroquíes han constatado más muertes de águila imperial en el mes de noviembre y múltiples ejemplares de águila perdicera electrocutados por las zonas cercanas.

“Es bastante preocupante que hayan muerto electrocutados tantos ejemplares de los que cruzaron el Estrecho. Marruecos es un sumidero”, señala la bióloga Sara Cabezas, que coordina el programa Alzando el vuelo para la conservación del águila imperial ibérica en España con la organización SEO/Birdlife. Al mismo tiempo, se muestra escéptica con el programa de reintroducción de la especie en Cádiz: “Inútil no está siendo, pero quizá habría que poner en la balanza el esfuerzo económico y los resultados, nada halagüeños”.

Para el CSIC, el núcleo de las águilas gaditanas “son una magnífica oportunidad para recuperar la antigua distribución de la especie en el norte de Marruecos, si conseguimos convencer al Ministerio de Industria marroquí y a su Oficina Nacional de Electricidad de que colaboren”. Pero mientras esto no ocurra seguirá sufriendo bajas la especie, que aunque digamos sus poblaciones a nivel nacional van en aumento es una pena que se produzcan esas bajas.

Vía | El País

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *