5 enero 2016 Peligro de extinción, Salvajes

linces

Los esfuerzos continuados por salvar al lince ibérico de la extinción prosiguen a lo largo de multitud de iniciativas y proyectos. Uno de ellos es el Programa de Cría en Cautividad del Lince Ibérico que recientemente ha ofrecido unos datos muy interesantes: en la última década la tasa de supervivencia de los cachorros del programa ha sido del 72,4%. En el periodo comprendido entre los años 2005 a 2015, de los 333 cachorros que han nacido en este periodo, 241 han superado los 60 días de vida. Esta tasa permite que sean integrados en este proyecto o que sean reintroducidos en el medio natural.

A lo largo de estos estos diez años “se ha producido el emparejamiento de 202 hembras, de las que han copulado 164, el 81,2 por ciento. Ello ha supuesto que quedaran gestantes 130 hembras, lo que supone el 79,3 por ciento de las emparejadas, obteniéndose una media de camada de 2,6 ejemplares por cada una”, según los datos del Programa Lynx ex situ.

En la actualidad, España cuenta con cuatro centros de cría en cautividad del lince ibérico repartidos por la Península Ibérica: El Acebuche, en el Espacio Natural de Doñana (Huelva), La Olivilla (Jaén), Zoobotánico de Jerez (Cádiz),Granadilla (Cáceres), y también hay contar con el de Silves (Portugal). Como no podía ser de otra forma, en ellos ya se está preparando todo lo necesario de cara a la temporada de cría correspondiente a 2016 en la que se pretende emparejar a 24 hembras. Los progresos no se han hecho esperar y en el centro de El Acebuche ya se han registrado las primeras cópulas, con las que se aspira a continuar y aumentar el índice de éxito del programa de cría.

Este proyecto dio sus primeros frutos el 28 de marzo del 2005, ya que en durante ese día se produjo el primer nacimiento en cautividad de un lince ibérico. Saliega, que es como se llamaba esta hembra, alumbró a tres cachorros cuya importancia para supervivencia de esta especie sería vital: Brezo, Brezina y Brisa. De ellos, la única superviviente es Brisa, la cual tuvo su último parto en marzo de 2015 en El Acebuche.

Pero nos queda la duda de cuando se sumaran a este proyecto comunidades como Castilla-La Mancha, donde ya hay presencia de lince. O la Comunidad de Madrid donde se especula con la presencia desde hace muchos años pero que nunca ha sido localizado, esperemos que pronto.

Fuente | Efe Verde
Fotografía | Lynx Ex Situ

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *