12 agosto 2015 Medio Ambiente, Salvajes

caracol-manzana

El caracol manzana (Pomacea maculata) es una de las grandes amenazas a las que se enfrentan muchos ecosistemas acuáticos, pero uno de los más afectados por esta especie invasora es el Delta del Ebro. Desde SEO/BirdLife son conscientes de la amenaza que supone esta especie para este ecosistema y han dado comienzo a un programa de voluntariado para que aquellos que estén interesados a ayudar a reducir la población del caracol manzana, pero también de otras especies invasoras.

Esta petición de voluntarios no es nueva, ya que se viene realizando desde hace varios años en los que se han podido extraer más de 400.000 caracoles y 200.000 puestas de huevos de los canales del río Ebro. Unos números que pueden parecer muy elevados, pero que no son suficientes para hacer frente a esta plaga que destruye y desplaza a otras especies autóctonas como las náyades. Los interesados en participar tendrán que comprometerse a trabajar un mínimo de 15 días e inscribirse formalmente a través de la web de SEO/Birdlife.

El caracol manzana es una especie argentina de caracol acuático muy voraz que empezó a extenderse en el Delta tras escaparse diversos ejemplares pertenecientes a una empresa de importación de fauna para acuarios, momento a partir del cual la especie comenzó a expandirse de forma descontrolada por todo este ecosistema. Esta no es la única especie invasora a la que se enfrenta el Delta del Ebro y contra la que tendrán que luchar los voluntarios, ya que también deberán extraer los ejemplares del Carpobrotus edulis y del plumero de la pampa (Cortaderia selloana).

A esta labor de los voluntarios se suma la de otras especies animales, como el morito (Plegadis falcinellus) que recientemente se descubrió que estaba predando sobre el caracol manzana.

Vía | SEO/Birdlife
Fotografía | Jess Van Dyke

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *