23 marzo 2017 Salvajes

aves

Recoger y cuidar a las aves caídas es una costumbre bastante extendida entre las personas. Sin embargo, quizá no sea una práctica beneficiosa para la naturaleza como podíamos llegar a pensar en un primer momento llevados por la bondad de salvar a un animal aparentemente indefenso. A estas conclusión ha llegado SEO/Birdlife y BirdLife Internacional que advierte a sus seguidores para que eviten este tipo de prácticas y dejen que la “naturaleza siga su curso”. Dentro de la iniciativa Spring Alive que tiene lugar cada año, el lema definido para esta edición es “No te lo lleves contigo” cuyo objetivo es concienciar sobre todo a los más pequeños del hogar.

En muchas de las ocasiones que podemos encontrar un pollito aparentemente desvalido realmente se trata de ejemplares volantones. Se trata de aves que todavía no son capaces de volar bien, pero que se encuentran en pleno proceso de aprendizaje. Este es uno de los casos más graves en los que los seres humanos intervienen, ya que su actuación pone en peligro el desarrollo del pájaro y que además no necesita ayuda. Además, sus progenitores normalmente siguen de cerca este proceso, por lo que estos pollos ni están perdidos ni desvalidos.

“Además de volantones, existen los pollitos que abandonan el nido mucho antes de poder volar. Es el caso, por ejemplo, de patos o perdices, especies nidífugas. En estos casos, el aspecto del pollo –poco más que una bola de algodón- invita al rescate. Sin embargo, tampoco es recomendable: aunque no viva con sus padres, ellos se encargan de su crianza“, detalla SEO/Birdlife. A pesar de que en la mayoría de los casos las crías aparentemente perdidas no lo están, sí es cierto que hay ejemplares que efectivamente caen del nido en condiciones muy precarias. Este es uno de los casos en los que se puede recoger el ave pero siempre y cuando se traslade a un centro de recuperación de fauna para que se encarguen de ella.

Desde SEO/Birlfe destacan una única excepción: los vencejos. “Estas primaverales aves pasan la mayor parte de su vida en vuelo y no están adaptados a posarse en el suelo, desde donde les cuesta despegar. En este caso, siempre precisarán ayuda”, detallan desde la organización. Por último, cabe recordar que la legislación vigente prohíbe la recolección de crías y su tenencia, especialmente en el caso de aves rapaces y de aves insectívoras. Un motivo más para no sucumbir a la tentación de “apadrinar” pollitos desvalidos.

Fuente | SEO/Birdlife
Fotografía | Pixabay

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *