8 mayo 2008 Curiosidades, Medio Ambiente

Camaleón de Madagascar naciendo
Gracias a la afición de numerosos valencianos de criar en cautividad diferentes especies en severo peligro de extinción, muchas tendrán su segunda oportunidad gracias a esta práctica singular.

Se calcula que en la actualidad, más de 100 especies de reptiles, anfibios o pequeños mamíferos amenazados de desaparición podrán reintroducirse en su hábitat natural en el caso de que desaparezcan de manera definitiva.

Entre ella está la boa constrictor, natural de América, que se encuentra dentro de CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre), al ser una de las especies que se encuentran en situación delicada. Para Fernando Vega el año pasado fue muy bueno, con su socio lograron que les nacieran 17 ejemplares.

Otros animales que se encuentran en este proceso en la Comunidad Valenciana son el camaleón de Madagascar, la Iguana, la tortuga mora de Marruecos o los pogones, especie de lagartos procedentes de Australia.

Rata Canguro
Hay gente que compra por capricho animales exóticos. Luego, cuando se cansan de ellos o crecen, los abandonan creando alarma social, ya que encontrarse un ejemplar de estos por la calle puede asustar. Lo único que consiguen estas personas es perjudicar a la gente que nos dedicamos a este negocio. Se da una mala imagen de estos animales, cuando la culpa es de sus propietarios“, afirma Rafael Castaño, propietario de tienda de animales.

Si se tienen todos los permisos, en ningún momento se infringe la Ley si se crían en cautividad estos animales; existe la creencia de todo lo contrario, de que su cria en cautividad es ilegal. “Hay gente que compra por capricho animales exóticos. Luego, cuando se cansan de ellos o crecen, los abandonan creando alarma social, ya que encontrarse un ejemplar de estos por la calle puede asustar. Lo único que consiguen estas personas es perjudicar a la gente que nos dedicamos a este negocio. Se da una mala imagen de estos animales, cuando la culpa es de sus propietarios”, afirma Castaño

Su cría requiere condiciones ideales para la procreación; temperatura y humedad son fundamentales. “Este tipo de especies al venir de países con un clima especial necesitan creer que están en su hábitat para reproducirse. Recuerdo que una vez una de las iguanas que tenía puso muchos huevos, pero al final no nació ninguna cría”, explica Juan Moreno, un valenciano que se dedica a la cría en cautividad. “Normalmente se dan varios intentos antes de tener éxito, aunque con algunas especies es muy complicado”, añade.

Vía: las provincias

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *