18 octubre 2017 Cuidados

Perros

Cada especie animal tiene su propio olor. Ninguno es igual a otro, ya que debido a ciertos factores como los hábitos de higiene, pelaje o composición natural también poseen una esencia única y distinta. Incluso se pueden reconocer diferentes olores entre un animal y otro.

Sin embargo, hay olores que no son nada agradables ante el olfato humano y que hacen que los abrazos se conviertan en algo incómodo. En ocasiones no sólo afecta la parte social, sino que su cuerpo dará señales de que hay alguna infección o enfermedad. Hay que estar atentos.

Si el olor se debe a una enfermedad, no olvidéis que se trata de uno de los principales síntomas a tener en cuenta. Incluso puede aparecer en una zona específica. ¿Conocéis la otitis? Esta dolencia provoca un olor nauseabundo alrededor de la oreja. También puede haber flatulencias con malos olores, problemas bucales, mala alimentación, problemas en el sistema digestivo o falta de higiene general que será indicativo de una enfermedad o problema en la salud.

Ante todos estos conceptos nos hacemos la siguiente pregunta: ¿es posible cambiarle el olor a un perro? Difícil, aunque no imposible.

Cómo cambiarle el olor a un perro

Perro

Existen varios métodos que pueden ayudar a cambiar el olor de un perro. Uno de ellos consiste en cepillar el pelaje constantemente, ayudando a eliminar los pelos muertos responsables del mal olor. También es conveniente llevar a cabo una correcta higiene bucal y de orejas, dos de las zonas que se encuentran en mayores ocasiones expuestas a la suciedad y al contacto con diversos microorganismos.

Por otra parte no tenéis que olvidar los baños, los cuales se deben realizar en su medida justa. Los excesos eliminan el cebo o la capa grasosa que protege al cuerpo del can, agravando los problemas que pudieran aparecer.

Finalmente, hay que hacer una mención especial a la alimentación. Si esta tarea no se realiza de manera correcta se puede provocar desnutrición, enfermedades y hasta mal aliento. Mantened en vuestras mascotas una dieta balanceada, según su edad y perfil.

Se podría decir que una mascota sana y con un buen olor es aquella que además de higiene, posee una correcta alimentación, y es supervisada por sus dueños en todos los aspectos. Ante cualquier riesgo o sospecha, es recomendable asistir hasta el veterinario de confianza. Así podréis evitar cualquier tipo de dolencia o problema futuro.

Vía | PetMD
Fotos | Pixabay – gypsyschnecke | PxHere

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *