18 enero 2017 Salvajes

vampiro

A pesar de que el mito del vampiro es una fantasía, sí es cierto que existen quirópteros que encuentran en la sangre de sus victimas la fuente de alimentación principal que necesitan para vivir. Pese a que la mayor parte de los murciélagos vampiros obtienen su sustento de otros animales, principalmente el ganado, existe una variedad que encuentra en la sangre humana su fuente alimenticia predilecta. Se trata del Diphylla ecaudata una especie que concentra sus poblaciones principalmente en Brasil.

Una fuente de alimentación polémica que sin embargo no es la que históricamente ha tenido este pequeño vampiro brasileño. La destrucción de su hábitat tradicional y la degradación general del ecosistema ha forzado a este murciélago ha trasladar sus colonias y a predar sobre nuevas presas ante la desaparición de las grandes aves de las que se alimentaban. En este caso, las nuevas y desafortunadas víctimas de este vampiro son los seres humanos, que con su sangre han conseguido solucionar de forma involuntaria los problemas alimenticios del Diphylla ecaudata.

“El ambiente de fuera fue degradado, los animales de los que se alimentaba el murciélago-vampiro han muerto y con un panorama de “comida escasa”, estos mamíferos pasaron a alimentarse de sangre humana”, explica el biólogo brasileño Enrico Bernard. “No debe cundir el pánico” destaca, aunque admite que las mordeduras del Diphylla ecaudata sí pueden tener consecuencias para la salud pública por las posibles enfermedades que transmita el murciélago como la rabia.

“Los murciélagos transmiten una serie de enfermedades. Si esta especie se está alimentando de sangre humana, nos enfrentamos a un problema de salud pública potencial”, resalta Bernard. De hecho, los índices de rabia en Brasil han aumentado debido en parte a las mordeduras de este vampiro. En 2005 se produjo el mayor brote de esta enfermedad en el país y cuyo impacto causo 20 muertes.

Fuente | Efe Verde
Fotografía | Wikimedia Commons

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *