27 febrero 2017 Peligro de extinción

Una de las causas de la extinción es el avance de la agricultura

Los grillos y los saltamonetes están en gran peligro de extinción. Seguramente podrás recordar como los grillos con su canto acompañaban las tardes de calor en nuestra infancia, al parecer este será un recuerdo que ya no podrán vivenciar las próximas generaciones.

Lamentablemente una gran cantidad de ortópteros europeos se encuentran muy amenazados. Un estudio realizado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha llegado a esa conclusión, para ello estudió el estado y conservación de más de mil especies en Europa. El trabajo tuvo una duración de dos año y en él han participado más de 150 expertos internacionales.

Recordemos que cuando hablamos de los ortópteros nos refiriendo a un grupo de insectos muy grande, de todas las especies un 30,2 por cientos tienen una población en declive, el 7,6 por ciento son especies estables y el 3,2 por ciento tienen una población que aún se mantienen en aumento. Del 59 por ciento de las especies continúan siendo desconocidas, seguramente se debe a que se las estudian mucho menos, ya que no son grupos tan llamativos como los mamíferos o las aves.

Lamentablemente una gran cantidad de ortópteros europeos se encuentran muy amenazados.

Una de las causas de estas amenazas se podrían vincular a la intensificación de la agricultura actual, además de la fragmentación y degradación de distintos hábitats. Este tipo de animal está muy afectado por el sobrepastoreo, el abandono de pastizales, el uso excesivo de pesticidas, fertilizantes y el empleo de maquinaria agrícola pesada.

Desde el Programa Mundial de Especies de la UICN, Jean Christophe Vié señala que: “El paisaje de Europa está cambiando rápidamente y esto afecta a muchas especies, incluidos insectos tan familiares para nosotros como los grillos y los saltamontes. Para que estos animales dejen de estar al borde de la extinción, es necesario proteger y restaurar sus hábitats, lo que se puede hacer mediante una gestión sostenible, por ejemplo, recuperando las prácticas agrícolas tradicionales. Si no actuamos ahora, dejaremos de escuchar el sonido de los grillos en las praderas europeas“.

Además tenemos que tener en cuenta que los grillos y los saltamontes son una gran fuente de alimento para otras especies, como algunas aves y reptiles, y que si desaparecen las consecuencias se verían en todo el ecosistema.

Vía | Muy Interesante
Foto | Pixabay – Vannick

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *