10 enero 2009 Medio Ambiente, Noticias

ribadelago

Hace 50 años de la tragedia de Ribadelago, donde murieron 144 personas ahogadas después que la presa Vega de Tera reventara y el agua anegara el pueblo donde vivían 549 vecinos.

La presa se construyó dentro del plan de pantanos del general Franco, y fue rápidamente construido, claramente con errores de construcción para aguantar tantas presiones como la que ejerce el agua.

Así pues, una noche de hace cincuenta años, la presa estalló. El poder del agua destrozó, literalmente, el ingenio humano, llevándose por delante a los habitantes de Ribadelago.

Nada más y nada menos fueron 8 millones de metros cúbicos de agua los que arrasaron el pueblo y alrededores, y a mucha velocidad, ya que hay un desnivel de 490 metros.

El poder de la naturaleza, cuando se desboca, es un peligro incontrolable, por eso mismo el ingenio humano tiene que ser más inteligente para saber construir donde se debe, respetando a la madre naturaleza.

Han pasado ya 50 años desde la catástrofe, sin embargo han seguido ocurriendo otras, como la de Biescas, por eso debemos convencernos de que primero debemos consultar a la naturaleza.

Vía | Yahoo

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Lo más destacado en la semana del 12-ene - BlogdeBlogs 18 enero 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *