14 noviembre 2017 Peligro de extinción, Salvajes

nacra

A pesar de que los mares y océanos son los ecosistemas más ricos del planeta, lo cierto es que muchas de sus especies están amenazadas. La pesca, la contaminación o el calentamiento global son algunos de los factores determinantes que hacen que multitud de especies marinas mueran y vean sus poblaciones reducidas año tras año.

Una de las más amenazadas de nuestro entorno es la nacra mediterránea (Pinna nobilis), un molusco endémico de estas aguas, y que es el de mayor tamaño de este ecosistema. Sin embargo, la mayor amenaza a la que se enfrenta la nacra es a un protozoo que está diezmando sus poblaciones. Una nacra adulta puede llegar a vivir hasta 50 años y medir cerca 120 cm de longitud. Su hábitat natural son las praderas de poseidonias, un alga que también está en retroceso en este mar lo que también condiciona la supervivencia de esta especie.

Por este motivo, se ha aprobado el rescate de 215 ejemplares sanos de este molusco para su traslado a varios centros especializados con el fin de evitar su contagio del protozoo Haplosporidio, cuya presencia ha diezmado las poblaciones de la nacra en aguas mediterráneas. Además, la nacra está considerada como una “especie estructurante ya que proporciona nuevos hábitats con un aumento de la biodiversidad y riqueza específica en los ecosistemas en los que está presente”.

A nivel general, la nacra ha experimentado en los últimos años un evento de mortalidad masiva en localidades como Almería, Murcia, Torrevieja, Ibiza y Formentera. Tras estos episodios, la amenaza del protozoo se ha extendido por el Mediterráneo español hasta afectar a todas las poblaciones de las costas de las regiones de Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana e Islas Baleares.

Fuente | Efe Verde
Fotografía | Arnaud Abadle

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *