25 febrero 2013 Curiosidades, Salvajes

Pulpo rosa

No nos hemos vuelto locos ni es una pregunta trampa, aunque no te lo creas los pulpos tiene cosas en común con nosotros y hoy te vamos a desvelar algunas curiosidades que nos acercan un poco más a los cefalópodos.

Manejo de harramientas

En el 2009, los científicos descubrieron que los ejemplares de la especie Amphioctopus marginatus (Indonesia) eran capaces de utilizar herramientas. Este inteligente pulpo es capaz de recoger las cáscaras de coco que caen a fondo del mar desde las playas, transportarlas y guardarlas en sus escondites para poder usarlas como escudos defensivos en situaciones vitales para ellos.


Gran nivel de inteligencia

No es ninguna sorpresa la gran inteligencia que poseen los pulpos, son muchos los vídeos que hemos visto de experimentos a los que son sometidos donde se evalúan su capacidad de aprendizaje o su memoria. Estos estudios han permitido conocer que pueden reconocer formas geométricas, abrir botes, atravesar complicados laberintos sin perderse, etc. Pero además son capaces de observar y aprender de otros ejemplares, algo que se creía que solo podían hacer algunos mamíferos a parte del ser humano.

Un experimento llevado a cabo por el neurólogo Benny Hochner, demostró que los pulpos poseen un circuito de memoria a corto plazo y otro de memoria a largo plazo. Además, se vió que cuentan con medio millón de neuronas organizadas en una compleja red de lóbulos similar al cerebro humano.

Andar bípedo

En el 2008, 24 centros marinos europeos llevaron a cabo un estudio en el que pretendían demostrar si los pulpos eran ‘octidiestros’ y podían manejar todas sus patas por igual o tenían preferencia por alguna de ellas como nosotros. El resultado fue que los pulpos usan dos de sus patas para caminar sobre el fondo mientras que el resto explora el medio a su alcance.

Eso implicaría que, de cierto modo, los pulpos son bípedos y utilizan dos extremidades para moverse y las otras seis de apoyo para realizar diferentes funciones no tan relacionadas con la movilidad.

Romanticismo animal

Durante muchas décadas los científicos han considerado que los pulpos, como muchos otros animales, eran solitarios y la reproducción sexual era meramente funcional sin más rodeos. Pero un estudio de la Universidad de California ha revelado que los machos no suelen aparearse con la primera hembra que se cruzan.

Según se ha podido observar, los pulpos macho rondan durante varios días a la que pretenden sea su pareja, le regalan sus mejores galas, sus colores y patrones físicos más vistosos y se encaran con sus rivales. Incluso, cuando logran conquistarla no dudan en estrecharles cariñosamente una pata a su nuevo amor.

Esto nos demuestra que el reino animal no dista tanto de nosotros, o nosotros de ellos según se mire. Y que aún queda mucho por conocer y descubrir sobre la mayoría de especies que podría sorprendernos a la vez que cautivarnos.

Vía | Muy Interesante

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 1 marzo 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *