22 febrero 2017 Peligro de extinción, Salvajes

lince

A pesar de las adversidades que se ciernen sobre el lince ibérico, lo cierto es que la especie está viviendo un “momento dulce”. Las poblaciones de este amenazado felino crecen poco a poco y los resultados de los programas de cría son cada vez mejores. En este sentido, el programa Ex Situ ha desvelado que para esta temporada de cría estima que serán alumbrados entre 29 y 41 cachorros. Una cifra extraída en base a las estadísticas y los resultados de años anterior.

En total, se encuentran en las instalaciones de este programa 23 parejas reproductoras, el mismo número que el año pasado. Estas parejas son seleccionadas en base a una serie de criterios que aseguren la diversidad genética y permitan garantizar la viabilidad del lince ibérico a largo plazo. Precisamente, la endogamia y la pobreza del genoma de esta especie son una de las amenazas a las que se enfrenta la especie debido a los núcleos de población tan reducidos y aislados en los que ha vivido el lince ibérico en las últimas décadas.

De forma paralela a los planes de cría más tradicionales, desde el programa Ex Situ se ha iniciado una técnica pionera para afrontar el problema de la baja natalidad de la especie. Para ello se ha llevado acabo el primer intento de inseminación artificial en una hembra de lince ibérico en el centro portugués de Silues. Si este proceso sale adelante un nuevo horizonte se ilumina para esta especie, ya que podría solventar los problemas de endogamia anteriormente mencionados.

Pero este no es el único problema al que se enfrenta el lince ibérico. El desafío más acuciante al que se enfrenta las organizaciones conservacionistas y protectoras del lince ibérico es el estado en el que se encuentran las poblaciones de la principal presa de este felino: el conejo. Este roedor está siendo duramente golpeado por enfermedades que no solo pueden llegar a comprometer al conejo, también a todos los depredadores que depende de él para alimentarse.

Fuente | 20 Minutos
Fotografía | Wikimedia Commons

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *