21 marzo 2017 Medio Ambiente

flores

Los fríos y sombríos días de invierno han terminado, y poco a poco, la vida resurge en la naturaleza. Las plantas despiertan de su letargo y las hojas comienzan a brotar, así como las primeras flores empiezan a surgir tímidamente. La primavera ha llegado y con ella, un esplendor vital llega a los campos que comienzan a bullir de actividad. El incremento de las temperaturas, el resurgir de los insectos y la mayor accesibilidad a los alimentos espolean en su regreso a los animales que habían viajado a otras latitudes para pasar el invierno.

Toda esta cornucopia de vida llega a nosotros con la primavera. Una época que ofrece algunos de los mejores momentos para vivir la naturaleza saliendo al campo y a los parques, donde poder disfrutar del medio ambiente. Su equilibrio entre las temperaturas y las precipitaciones hacen de esta estación un momento ideal para las actividades al aire libre y conocer de esta forma los espacios naturales que nos rodean.

golondrina

Uno de los espectáculos más hermosos que nos regala la primavera es la floración de las plantas. Precisamente, en estas fechas los almendros y cerezos muestran al mundo sus flores, tiñendo de colores rosados y blancos los campos sobre los que se encuentran. Unas estampas dignas de ver, como ocurre en el conocido Valle del Jerte que ofrece a los amantes de la naturaleza y de los paisajes un entorno único durante estas fechas.

Otro de los principales atractivos que tiene la primavera es el retorno de las aves a nuestras fronteras. Las golondrinas regresan y pronto sus nidos en forma de cestillos volverán a rebosar de actividad. Su negra figura ya empieza a recortar los cielos y es que las buenas temperaturas que han acompañado al ocaso del invierno han hecho que estas aves y sus parientes hayan adelantado su regreso hasta nuestros hogares.

Aves, insectos y flores forman un singular trío en primavera y se convierten en los principales atractivos de esta estación. Los aficionados a la ornitología o la fotografía tienen multitud de citas y oportunidades para vivir la naturaleza de cerca y en primera persona en esta época y practicar cualquier actividad similar es la forma perfecta de vivir de lleno el medio ambiente.

Aunque nominalmente la primavera dure lo mismo que las otras estaciones, la verdad es que sus bondades duran poco tiempo, y en muchos casos, pasamos del frío del invierno al calor del verano sin darnos cuentas. Por tanto, los aficionados a la naturaleza que quieran disfrutar de ella tendrán que darse prisa, ya que es tan efímera como la belleza de las flores con las que se identifica.

Fotografía | El coleccionista de instantes, Ferrán Pestaña.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *