27 enero 2009 Medio Ambiente, Peligro de extinción

lince.jpg

La consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, ha presidido en Jaén la entrega de los tres galardones que reconocen la labor de conservación del lince ibérico que durante 2008 han desarrollado particulares, entidades y empresas dentro del Proyecto LIFE-Naturaleza, que concede la Unión Europea.

En esta edición los premios han recaído en el propietario de la finca jiennense Barranco San Miguel, Javier Gisbert; el Colegio de enseñanza infantil y primaria San Sebastián, de la localidad sevillana de La Puebla del Río; y en la Empresa Municipal de Inserción Laboral de Discapacitados de Almonte ( Huelva).

Según Castillo, el premio concedido a Javier Gisbert sirve como reconocimiento a la pionera labor de conservación desarrollada en la finca de este propietario, ubicada en Andújar, donde se encuentra la mayor población mundial del felino.

La consejera ha destacado la larga trayectoria de colaboración desempeñada, que se remonta hasta el año 1992 con los estudios que la Estación Biológica de Doñana llevó a cabo en Sierra Morena. Posteriormente, la propiedad firmó acuerdos con la Fundación CBD-Hábitat y pasó a formar parte de las fincas que mantienen convenios de colaboración con Medio Ambiente incluidas en el proyecto de conservación del lince ibérico.

medium_cucciolo_lince.jpg

El segundo premio pertenece al Colegio San Sebastián, la puesta en marcha en 2005 de un proyecto a nivel europeo, realizado de forma conjunta con otros dos centros de Polonia y Portugal, cuya intención es familiarizar a los alumnos con el medio natural y que cuenta con el lince como principal protagonista. Castillo ha destacado la importante labor docente desarrollada en el centro, “convertido en un auténtico santuario del lince y su hábitat”, de cara a la educación y sensibilización ambiental de los adultos del mañana.

También se ha distinguido a la Empresa Municipal de Inserción Laboral de Discapacitados de Almonte por su proyecto ‘Mi amigo el lince’. Esta iniciativa se ha articulado mediante la salida al mercado de un regalo solidario que, en palabras de Cinta Castillo, cumple un triple objetivo: “sensibilizar al comprador y al destinatario en la importancia de la conservación de la especie y de la biodiversidad; colaborar directamente con el Programa de Cría en Cautividad; y ayudar a la creación de puestos de trabajo para personas discapacitadas en la comarca de Doñana”.

La consejera ha recordado durante el acto que las poblaciones de este felino en Sierra Morena se han duplicado respecto a 2002, mientras que en Doñana han nacido 61 cachorros en libertad en 2008, año en el que se ha consolidado la estabilización de sus poblaciones.

Vía| Econoticias

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *