13 febrero 2016 Domésticos

Perros

La desobediencia por parte de nuestras mascotas es, sin lugar a dudas, uno de los mayores problemas que se pueden tener. Nosotros mismos hemos padecido esta situación, por lo que podríamos decir que poseemos algo de experiencia al respecto. Cuando sucede, siempre pensamos en una pregunta: ¿por qué no me obedece?

Cuando nuestro perro no nos obedecía, enseguida pensamos en ofrecerle algún tipo de recompensa. Se trata de un pequeño reconocimiento a su actitud, al hecho de hacer lo que queremos. Con darle una galleta será suficiente para que el animal sepa que ha hecho bien, y que sus esfuerzos se han visto reconocidos. Este es solo el primer paso a la obediencia.

Un concepto a tener muy en cuenta es el hecho de que los perros se fijan mucho en el lenguaje corporal. Más que en lo que le digamos. Por ello, es imprescindible comunicarnos de la manera adecuada, con autoridad, pero haciendo saber lo que queremos decirles. No olvidéis realizar gestos claros, incluso moviendo las manos de un lado hacia otro. Poco a poco comprenderéis las órdenes exactas que obedecen a la perfección.

También puede suceder que el animal no obedezca en el caso de que sepa que lo que debe hacer le reportará algún tipo de daño o consecuencia desagradable. Por todos es conocido que a algunos perros no les gusta el agua. A nosotros, por ejemplo, nos sucedía que nuestro perro no obedecía cuando sabía que iba a entrar en contacto con algún líquido. Finalmente, empleando las caricias le hicimos saber que la ducha era buena. Paciencia.

Por último, es posible que os enfrentéis al problema más conocido en cuanto a obediencia y, además, uno de los más difíciles de resolver. Nos referimos al hecho de que el animal no conozca a la persona líder. En esos casos, lo mejor es demostrar que sois la máxima autoridad. Esto solo se consigue con el tiempo, cuidando a los animales y, sobre todo, haciéndoles saber que les protegéis.

Un detalle muy importante: cuando enseñéis a vuestro perro a obedeceros, tened en cuenta que debéis actuar con autoridad y amor, recompensando al animal cuando haga las cosas bien. Tampoco olvidéis que en ocasiones es necesario tiempo hasta que haga caso a vuestras órdenes. En todo caso, con paciencia se pueden conseguir grandes cosas.

Vía | Dog Adoption and Training Guide
Foto | Wikimedia Commons – paulicek0

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *