27 agosto 2009 Enfermedades, Medio Ambiente, Noticias

Abeja

Durante el invierno de 2006 a 2007 en Europa y Estados Unidos desaparecieron más de la tercera parte de las abejas y se estima que esas cifras son similares en todo el mundo. Además de los obvios problemas económicos que provoca este extraño suceso por la disminución de la producción de miel, se ve seriamente afectado el medioambiente debido al importante papel que juegan estos insectos en la polinización de las flores.

El problema, que se viene registrando desde 2006, es conocido como desorden de colapso de colonias, provoca una pérdida catastrófica de colmenas y genera el desconcierto de los científicos del mundo. Las teorías sobre las causas del fenómeno van desde el envenenamiento por pesticidas hasta la infestación de ácaros. Ahora, un grupo de investigadores estadounidenses de de la Universidad de Illinois afirma haber encontrado la clave del misterio.

Los científicos afirman que la muerte de las abejas se debe a varios tipos de virus que influyen en la expresión genética. Estos microorganismos conocidos como virus tipo “picorna” (entre ellos el “virus de ala deforme” y el “virus israelí de parálisis aguda”) atacan todos al mismo tiempo al ribosoma, la estructura que produce proteína dentro de la célula del insecto y la reemplaza por su propia proteína.

May Berenbaum, la jefa del equipo científico, expresó que “lo que parece suceder es que el ribosoma se desgasta. Así que buscamos si las abejas de las colonias con desorden de colapso de colonias tenían más de estos virus que las abejas saludables. Y resultó que sí”. A partir de esta investigación, se intentará desentrañar el proceso por el cual múltiples virus interactúan con el ribosoma.

Basándome en el pilar en el que se asienta el método científico, es decir que todo se pone en duda y todo se prueba, más de una vez expuse en Faunatura mi escepticismo acerca de ciertas investigaciones intrascendentes o afectadas por conclusiones apresuradas. En esta ocasión el estudio es por un motivo importante. Sin embargo existe un dato que no es menor: las abejas le brindan a la economía de EEUU US$14.000 millones anuales. Entonces, pongo en duda de que el objetivo de la investigación sea averiguar el futuro de la abeja y su entorno ambiental. Como diría Francisco de Quevedo: “poderoso caballero es Don Dinero”.

Vía | BBC

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 agosto 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *