30 junio 2015 Salvajes

babbler

Aquellos que conviven con animales saben que con mas o menos complejidad, son capaces de expresarse y comunicarse entre ellos, e incluso con los seres humanos, aunque siempre se ha señalado que esto no se trata de un verdadero “lenguaje”. Pero esta concepción podría cambiar, ya que un reciente estudio de un grupo de investigadores de las universidades de Exeter, Reino Unido, y Zurich han hecho un interesante descubrimiento.

Al parecer, el “Pomatostomus ruficeps“, un ave australiana muy gregaria, es capaz de reestructurar los sonidos sin sentido de su cántico para transmitir un nuevo mensaje. Esta forma de comunicación es muy similar a la que los primeros seres humanos utilizaron para crear sus primeros sistemas lingüísticos, que permitió posteriormente la creación del lenguaje y una mejor comunicación.

El estudio sostiene que a diferencia de la mayor parte de las aves “cantoras”, el Pomatostomus ruficeps no canta, produciendo en su lugar diversas llamadas compuestas de diversos sonidos individuales y que son acústicamente distintos. Los investigadores creen que este ave es capaz de reorganizar voluntariamente los sonidos que emite para codificar nuevos significados, llegando incluso a combinar sonidos existentes para crear otros nuevos.

A través de diversos experimentos, los investigadores descubrieron que estos pájaros reordenaban los mismos sonidos emitidos para generar un nuevo significado de los mismos. Esta capacidad se creía como propia y única de los seres humanos, pero el Pomatostomus ruficeps es capaz de “hablar” y comunicarse con otros miembros de la especie entendiendo los nuevos significados de los sonidos emitidos agregándoles el sentido con el que fueron emitidos, a pesar de que su estructura sea muy similar.

Vía | Europa Press
Fotografía | David Cook

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *