30 enero 2011 Enfermedades, Flora

flores

Las plantas y las flores que adornan nuestros jardines pueden no ser tan inofensivas como pensamos. Algunas de ellas son altamente tóxicas cuando, sin querer, las ingerimos o nuestra piel las roza.

Hoy te daremos algunos ejemplos de ello.

En primer lugar te hablaremos de la planta Phaseolus Vulgaris L. Es muy normal verla en jardines como decoración, tiene hojas muy llamativas. Pero no todo es tan bonito, esta planta tiene semillas de resina que la vuelve una de las más tóxicas.

La cantidad de resina que tiene cada haba puede llegar a matar a los seres humanos si se ingieren en exceso. Aun no se creo ningún antídoto para evitar el peligro.

Por otro lado, el Laurus Nobilis, llamado vulgarmente Laurel de Dafne o Vinca Major pertenece al grupo de las forestales, se las puede ver en muchos jardines europeos como una planta decorativa. Muchas personas las eligen por tener grandes flores perfumadas y hojas muy bonitas.

Pero si llegas a comer sus frutos de color amarillo o colorados, tu salud se pondrá en peligro, aparecerán nauseas, hemorragia interna, que si bien no llega a la muerte requerirá atención médica inmediata.

Otra planta empleada para la decoración es el Lathyrus Odoratus, las bayas contienen frutos color rojo y estos un veneno llamado lecitina abrían. Si uno llega a ingerir las semillas casi inmediatamente puede morir. En primer lugar aparecerán síntomas como tensión nerviosa, vómitos, fiebre, sangrado de ojos y convulsiones.

Y por último, te contaremos acerca de la famosa Neriu Oleander. Las hojas de ellas son altamente tóxicas, capaz de matar a un ser humano. La Oleander cuenta con varias toxinas letales, como saponinas y glucósidos cardiacos.

Vía | Presurfer
Foto | Flickr – Himanshu

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 30 enero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *