4 noviembre 2008 Bioficha, Curiosidades, Salvajes

balistes_carolinensis.jpg

Se trata de la especie más común en nuestras aguas de la familia Balistidae o peces ballesta. Se distribuyen por el mar Mediterráneo, raro en el Mar Negro, en las Islas Británicas hasta Angola, Azores, Madeira, Islas Canarias, Cabo Veres y en el Atlántico occidental.

Pez de cuerpo alto, romboide u ovalado, comprimido lateralmente y cubierto de placas óseas. Boca pequeña y armada de agudos dientes, a la que prosigue un agujero branquial. Es de color gris con manchas transversales azuladas y pardas.

balistes_carolinensis2.jpg

La primer aleta dorsal tiene un mecanismo especial: las tres primeras espinas están conectadas mediante una membrana. La primera espina es mucho más grande y robusta que las otras, rugosa por delante y lisa por detrás y tiene una hendidura en su base. Si la primera espina se eleva, la membrana estira de las otras dos espinas y al segunda espina se introduce en la hendidura de la primera dejando a esta en una posición vertical. Todo este mecanismo tiene como efecto permitir al pez sujetarse a las paredes de un lugar seguro como gritas, cuevas, corales y evitar ser trasladado por un depredador.

Viven entre los 10 y 100 metros, en zonas rocosas e incluso puertos. Generalmente son solitarios o viven en parejas sobre fondos rocosos. Los juveniles se encuentran en zonas de sargazos (algas) y carecen de las puntas de la aleta caudal alargada como en los adultos.

Se reproducen durante el verano cuando tiene lugar el desove en una especie de volcán hecho en la arena y que será custodiado por la hembra. Esto es característico de esta especie ya que las especies de distribución tropical es el macho quien protege la puesta.

Se alimentan de moluscos, crustáceos, gusanos y equinodermos.

En zonas como las Islas Canarias estos peces, juntos con otras especies, son depredadores clave en el control de la plaga del erizo lima que provoca los conocidos blanquizales y que tantos quebraderos de cabeza dan a los investigadores de la zona.

Fuente | Guía de Peces del Mediterráneo y Atlántico (Helmut Debelius)

Comentarios

5 comentarios
  • Mariola

    Descubrí este pez en un viaje a Conil y me hizo bastante gracia que se llamase de modo común “pez cochino”. Dicen que está muy bueno bien cocinado…habrá que probarlo…

  • manuel

    ese pez por lo general le llaman cochino aunque es BALLESTA lo unico malo es que hay que pelarlo ,ya que su piel es dura, por lo demas aunque no sepas cocinar te saldra riquisimo,lo hagas como lo hagas.un saludo

  • pedrosan

    Llevo varios decenios buceando y nunca vi un pez igual, el pez ballesta. Otros tantos años con botellas y tampoco. Vivo en San Pedro del Pinatar y su costa murciana me la conozco bien. asi que me pense que ese extraño ser se habia escapado de algun acuario de agua salada tropical. Lo pesque con fusil y a pesar que dude en dispararle o no, lo pille. Por poco me arrea un mordisco y los ruidos que hacia en su zona ventral eran como un rechinar de dientes que parecia decir que se acordaba de toda mi familia. imposible matarlo para meterlo en la bolsa porque era como una piedra, y no exagero porque las escamas son placas de hueso como las tejas de pizarra. La espina en su parte superior es como un telescopio punzante que se realoja en un surco a proposito. a continuacion otras tantas puas unidas con una membrana.. Debajo otras tantas parecidas y las branquias, casi como un diseño aerodinamico eliminando la forma alargada y concentrandolo en unas aberturas redondas acorazadas. Todo un alarde de genialidad en un ser.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *