24 noviembre 2016 General

Perro

El pesimismo es, sin lugar a dudas, una de las mayores lacras del siglo XXI. Casi toda la gente ha pensado mal en alguna ocasión, aunque existen casos que pueden llegar a ser alarmantes. En un principio creíamos que esto solo afectaba a los seres humanos. No obstante, recientes estudios han demostrado que esta actitud también es peligrosa para los propios animales. Concretamente, para los perros.

Miremos uno de los últimos estudios realizado en Sidney, el cual ha permitido demostrar que existen perros pesimistas, y que esto puede ser perjudicial para su salud. En el experimento se usaron dos tonos musicales, los cuales se enseñaban a 40 perros de diferentes razas. Gracias a uno de ellos obtenían leche en lugar de agua como premio. Los tonos tenían dos octavas. Al aprender a diferenciar los tonos, los perros ya actuaban de una manera diferente.

Es evidente que muchos perros tocaron rápidamente el tono que les ayudaba a ganar el premio. Incluso varias veces, con el fin de intentar obtener el tono correcto. No obstante, otros perros, al ver que no recibían el premio, decidían no seguir intentándolo. Ya sabéis cuales son los canes que no son optimistas ¿verdad?

Una de las investigadoras ha constatado por qué esta actitud puede ser perjudicial para la salud de los animales:

Los perros pesimistas parecían más estresados por sus fallos que los optimistas. Se quejaban y no podían seguir el ritmo, evitando intentarlo de nuevo. Los optimistas eran perseverantes y continuaban.

Es decir, el pesimismo puede llegar a ser un condicionante tanto en la actitud como en la salud de las mascotas, por lo que recomendamos tratarlos de la manera más adecuada, de manera optimista y permitiéndoles conseguir los retos suficientes. De esta forma, lograréis un bien para los animales.

Vía | The University of Sydney
Foto | Pixabay – AngelaAnaconda

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *