20 julio 2017 Domésticos

perro

Los perros llevan siendo fieles amigos del ser humano durante varios milenios. Un viaje que ambas especies han realizado juntos y que permitió a ambas especies sobrevivir gracias a una relación de apoyo mutuo. Unos vínculos que se remontan al neolítico y que puede invitar a los más curiosos a preguntarse si los perros han cambiado mucho desde entonces. Según un estudio, todo indica que la respuesta es no y que de hecho, los canes del neolítico y los actuales son genéticamente iguales.

Nuestro viaje juntos en una fecha indeterminada que se remonta a nuestro pasado entre 20.000 y 40.000 años atrás. En ese periodo se produjo la domesticación del perro, un hito en la historia de ambas especies y que marcó para siempre el devenir de esta especie. El estudio realizado por un grupo de expertos franceses, alemanes e irlandeses, dirigidos por Krishna Veeramah, de la Universidad de Stony Brook de EEUU determina que los canes antiguos y los principales perros europeos actuales “tienen raíces genéticas comunes y que por tanto existe una continuidad genética de los perros domesticados durante los últimos 7.000 años”.

El estudio también apunta que “todos los perros modernos tienen un origen geográfico único, donde se domesticaron”, una conclusión que pone en tela de juicio otros estudios que señalaban que la domesticación se produjo de forma independiente en el este y el oeste de Eurasia. “Los arqueólogos defienden un origen y los genetistas otro, la gente siempre obtiene respuestas muy diferentes”, indicó Veeramah, paleogenetista de la Stony Brook, sobre estas diferencias de criterio.

Los restos fósiles de perro domesticado se atribuyen a un hueso de mandíbula datado hace 14.700 años, aunque hay otros fósiles de canes que tienen alrededor de 35.000 años. Los datos aportados por los análisis genéticos sugieren que los ancestros de todos los perros actuales se separaron en dos poblaciones, una que dio lugar a las razas del este asiático y otras que evolucionaría en los actuales canes europeos, del sur y centro de Asia y africanos. A pesar de esta certeza, no ha sido posible determinar el momento el que se produjo dicha separación.

Fuente | EFE Verde
Fotografía | Sasha the Okay Photographer

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *