23 septiembre 2016 Domésticos

Perro

Aunque el verano ya ha pasado, el calor sigue provocando problemas. Sobre todo a los animales, algunos de los cuales tienen que seguir trabajando, sedientos, ante el sol del mediodía. Nosotros, como sus dueños, también podemos esforzarnos en ayudarles. Vale, tenemos mascotas, pero aunque sean perros también tienen sus propias necesidades. Y combatir el calor nunca les vendrá mal.

Centrémonos en los golpes de calor, un problema que incluso puede llegar a ser mortal. Los golpes de calor se producen cuando la temperatura del animal llega aproximadamente hasta los 43 grados centígrados. Esto, por supuesto, tiene varios motivos. Aunque la mayoría corresponden con el hecho de haber estado expuesto al sol durante bastante tiempo.

Una de las primeras consecuencias de los golpes de calor es la falta de líquidos, lo que a su vez produce la deshidratación. Y esto puede provocar que el perro se desmaye. Si vais a salir mientras hace mucho calor, es imprescindible que llevéis los recursos suficientes. Si le da un golpe de calor, es imprescindible que coloquéis al animal en un lugar fresco. Incluso en el propio domicilio. No forcéis al perro para que camine. Lo más recomendable es hidratarlo en la medida de lo posible. En el caso de que beba agua, es recomendable que la ingieran de manera lenta.

Por lo general, los síntomas se detectan cuando los perros tienen dificultades para respirar, jadeos, mareos o incluso imposibilidad para caminar. No olvidéis que las sombras y los líquidos pueden ser vitales. Tampoco olvidéis que la visita al veterinario es obligatoria si el animal tiene alguna de estas situaciones.

En definitiva, si vuestro perro sufre un golpe de calor, lo más recomendable es que lo hidratéis cuanto antes. No olvidéis el consejo del veterinario.

Vía | Dogtime
Foto | Pixabay – Snufkin

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *