8 abril 2016 Enfermedades

Gatos

Hemos llegado a un punto en el que, teniendo en cuenta todas las dolencias y enfermedades que pueden llegar a sufrir los gatos, no resulta raro que tengamos que estar asustados. Aunque este tipo de mascotas parecen ser casi invulnerables a los virus, lo cierto es que en cualquier lugar se pueden ver expuestos a enfermedades mortales. Y hoy vamos a echarle un vistazo a una de estas dolencias.

Concretamente, nos queremos centrar en la conocida Peritonitis Infecciosa Felina, una enfermedad grave y compleja que puede suponer grandes peligros. No en vano, suele estar presente en todo tipo de lugares, siendo padecida por los gatos de cualquier edad. Eso sí, al estar relacionada con el Coronavirus Entérico Felino, ataca con más frecuencia a las razas que son puras. No os llevéis las manos a la cabeza, no queremos decir que vuestra mascota vaya a estar continuamente enferma.

La Peritonitis Infecciosa Felina se suele contagiar gracias a las heces, la orina o las secreciones oronasales. También es posible que llegue gracias a los comederos, camas e incluso desde la propia madre hacia el feto. Los síntomas no suelen ser muy llamativos: se incluye la fiebre, la falta de apetito, la pérdida de peso, el letargo y las descargas nasales y oculares. También es posible que asistáis a la ascitis, al adelgazamiento extremo y a la anemia. En todo caso, os recomendamos acudir al veterinario en el caso de tener algún tipo de duda.

Señalar que la Peritonitis Infecciosa Felina es una mutación del propio Coronavirus Entérico Felino, lo que significa que es parecido a este. Sin embargo, también puede llegar a ser mortal: el virus consigue invadir los glóbulos blancos, haciendo crecer en los mismos los llamados macrófagos. El sistema inmunitario del animal provocaría una inflamación de los tejidos, con un desenlace normalmente fatal.

La Peritonitis Infecciosa Felina tiene una tasa de aparición de 1 entre 5.000 en los hogares con uno o dos gatos, por lo que su presencia no es extrema. Eso sí, os recomendamos tener mucho cuidado debido a que vuestros gatos siempre estarán en peligro. En todo caso, es mejor prevenir que curar.

Vía | Wikipedia
Foto | PublicDomainPictures – Petr Kratochvil

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *