6 marzo 2016 Salvajes

Panda rojo

Si no conocíais al panda rojo, poneos las pilas porque detrás de ese nombre se esconde una especie muy interesante de la que pocas veces se habla. Sin embargo, ya necesitaba un espacio en el blog. No deberíais confundirlo con los panda tradicionales, ya que nuestros protagonistas tienen una familia diferente: pertenecen a los Ailurus fulgens. Eso sí, características no les faltan.

El panda rojo es conocido de diferentes formas debido a que tiene un pelaje de color marrón rojizo, el cual se hace blanco cuando llega a la cara. No faltan las manchas oscuras debajo de los ojos. En el resto del cuerpo predominan los tonos oscuros. Puede que asuste un poco, aunque con mirarles los ojos se os pasará todo el temor.

Tiene una gran habilidad para moverse, sobre todo en los árboles, donde pasa la mayor parte del tiempo. Utiliza la cola para equilibrarse, poseyendo dos manos que usa para agarrarse donde sea necesario. Sus dos actividades preferidas son comer y dormir. No entran en discusión con su ritmo de vida debido a que son muy solitarios. Solo se relacionan durante las épocas de apareamiento. Eso sí, está más activo durante la noche, el amanecer y el atardecer.

Tiene una alimentación baja en calorías, lo que significa que así puede mantener una actitud tranquila, sin más problemas. Algo que le viene muy bien para reproducirse: el período de gestación es de aproximadamente 135 días. Los nacimientos se llevan a cabo en los huecos de los árboles. No os preocupéis, las crías están siempre en perfecto estado.

Aún más curioso

Panda rojo

El panda rojo posee una gran cantidad de curiosidades. Por ejemplo, los machos pueden llegar a pesar más de seis kilogramos, mientras que el máximo de la hembra es de apenas cuatro kilogramos. Aunque eso no les impide vivir la desdeñable cifra de 14 años. Este número es una media: según cómo vivan pueden llegar a ser más ancianos.

La especie suele vivir en zonas que tengan un clima templado de entre diez y 25 grados. No olvidar que prefiere los sitios montañosos que estén poblados de grandes bosques. Sin ir más lejos, se le puede encontrar en diversos lugares del centro de China, India, Nepal y Birmania. El hecho de que vivan en este tipo de sitios también podría haber fomentado que estén en peligro de extinción. Según parece, la deforestación y el avance humano está provocando que la especie esté en números rojos. De hecho, actualmente se estima que solo existen 2.500 ejemplares viviendo en libertad.

No hay duda de que el panda rojo es uno de los animales más curiosos y particulares que existen. Eso sí, es una mala noticia que se encuentre en peligro de extinción. Y con muy pocos ejemplares vivos. Por supuesto, podemos confirmar que actualmente se están llevando a cabo todos los movimientos necesarios con el fin de recuperar la especie. Esperamos que el objetivo se consiga.

Vía | World Wild Life
Fotos | Wikimedia Commons – Brunswyk | Wikimedia Commons – Dave Pape

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *