1 octubre 2009 Bioficha, Curiosidades, Salvajes

osos negros

Como todos los animales de pelo, el oso negro está provisto de dos clases de pelo. Los exteriores, los más largos, son bastos y los más cortos son suaves y flexibles, bastante delicados para hacer con ellos el famoso gorro de guardia de granaderos de Inglaterra.

El oso negro parece desgraciado, pero al principio de la primavera su pelaje es hirsuto y pierde sus pelos. Durante algunas semanas usa todos los medios posibles para alisar su pelaje. Y sin descanso se rasca y se frota en los árboles, haciendo saltar su corteza al mismo tiempo que sus pelos. Se hunde en los espesos matorrales y se revuelve en ellos, dejando tras sí grandes mechones de pelo.


Los osos son hábiles pescadores. Al oso negro le gusta tenderse sobre un gran tronco dejando sus patas colgando con la garra abierta. Allí esperara, bien quieto y silencioso como el mejor pescador de caña. A veces se duerme de tanto esperar. Pero cuando está despierto el oso mete la pata y logra llevarse una víctima. Lo curioso es que antes de comerse a los peces les quita la cabeza, dejándola a un costado.

La madre osa prefiere dejar a sus pequeños en la orilla. Entra en el agua y se queda ahí quieta hasta que logra capturar lo que será la comida de sus hijos. En el otoño, las avellanas bien maduras son un regalo muy grato a los osos. Conocen la mejor manera de recolectarlas, se trepa sobre el árbol y se le sacude vigorosamente, se aja luego y recoge los frutos caídos.

Pero el más apasionante de los descubrimientos es el de un tronco hueco, donde se ha aposentado un panal de abejas. La pesada pata del plantígrado se desliza dentro del agujero y sale chorreando miel. El pánico invade el campo de los insectos que, por salvar a su miel, no dudan en atacar. A consecuencia de su espeso pelaje, no pueden llegar hasta la piel del oso y atacan la punta de su hocico. El pobre oso aullará de dolor, pero no dejará de lamer su miel, espantando al mismo tiempo a las que la produjeron.

Fuente | Revista Genios

Comentarios

2 comentarios
  • * Ursus americanus altifrontalis: el norte y el oeste del Pacífico, desde la Columbia Británica al norte de California y al norte de Idaho;
    * Ursus americanus amblyceps: Colorado, México, Texas occidental y mitad oriental de la Arizona, al sureste de Utah;
    * Ursus americanus americanus: Montana oriental al Océano Atlántico, al sur y al este de Canadá y Alaska hasta el Océano Atlántico y el sur a Texas;
    * Ursus americanus californiensis: Valle Central de California y el sur de Oregón;
    * Ursus americanus carlottae: Alaska;
    * Ursus americanus cinnamomum: Idaho, Montana Occidental Wyoming, Washington, Oregón y al noreste de Utah;
    * Ursus americanus emmonsii: el sudeste de Alaska;
    * Ursus americanus eremicus: al noreste de México;
    * Ursus americanus floridanus: Florida, Georgia y el sur de Alabama;
    * Ursus americanus hamiltoni: la isla de Terranova;
    * Ursus americanus kermodei : costa central de BC;
    * Ursus americanus luteolus: Este de Texas, Luisiana Misisipi Sur;
    * Ursus americanus machetes: México;
    * Ursus americanus perniger: península de Kenai (Alaska);
    * Ursus americanus pugnax: Archipiélago Alexander (Alaska);
    * Ursus americanus vancouveri: Isla de Vancouver BC.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 1 octubre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *