8 marzo 2016 Domésticos

Perro

No es la primera vez que escuchamos algo así. Cuando los perros son cachorros, se suele decir que les enseñemos todas las cosas durante esos meses debido a que, después, no serán capaces de aprender en condiciones. Algo que, según se ha demostrado, es completamente falso. No os fiéis de las habladurías: nuestras preciadas mascotas pueden aprender cosas aún siendo ancianas. A las pruebas nos remitimos.

La Universidad de Medicina Veterinaria de Viena ha llevado a cabo recientemente un experimento gracias al que ha demostrado que la edad no es un problema para aprender. Para ello utilizaron a un total de 95 perros de la raza Border Collie, de todas las edades. El objetivo era el de averiguar si todos podían aprender conceptos por igual, independientemente de su edad. Para ello pusieron en marcha varias pruebas. Por ejemplo, una de ellas consistía en el aprendizaje de varios trucos utilizando una pantalla táctil.

Los resultados han sido sorprendentes y para nada esperados. De hecho, se ha constatado que, aunque los perros ancianos necesitan practicar más, lo cierto es que pueden terminar resolviendo el acertijo ofrecido. Además, estos también son más inflexibles respecto de los jóvenes. Es evidente que, al contar con una serie de conceptos ya aprendidos, necesitan cambiar su forma de pensar.

Aprendiendo a largo plazo

Perro

Mencionar un detalle adicional sobre el estudio. Y es que, después de estas primeras pruebas, los animales esperaron un total de seis meses, tiempo tras el que volvieron a ser puestos ante los ensayos. Los resultados fueron exactamente iguales. Las habilidades habían sido aprendidas. Incluso, la memoria era efectiva a medio y largo plazo.

Las pruebas han demostrado que los perros de todas las edades pueden aprender. No importa si son ancianos o jóvenes, el único inconveniente reside en el hecho de que las mascotas viejas tienen algunas pequeñas dificultades. En todo caso, esto no debería suponer un problema extremadamente grave. Solo tendréis que emplear más tiempo.

La próxima vez que tengáis a vuestro perro delante, no os preocupéis porque haga algo mal. Simplemente hay que hacer algunos esfuerzos con el fin de que aprenda las cosas un poco mejor. La edad, de nuevo, no importa.

Vía | Popular Science
Fotos | Wikimedia Commons – Trevor Hurlbut | Pixabay – PaelmerPhotoArts

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *