14 octubre 2009 Medio Ambiente, Noticias

patagoniachilena

Greenpeace ha denunciado el comportamiento de las multinacionales españolas en los países de Latinoamérica. Ha elaborado un informe detallado denominado los Nuevos Conquistadores, sobre las operaciones de las distintas empresas españolas presentes en varios países de Latinoamérica, y afirman que su actuación no es mejor que las de otras multinacionales europeas.

En su informe la organización ecologista advierte que presenta muestras de la actuación de algunas empresas estudiadas, pero que todavía se pueden recoger datos de 43 casos más, sobre el negativo impacto al medio ambiente, amén de conflictos culturales y sociales, que propician la actividad de estas grandes empresas en los países latinoamericanos.

El informe repasa el sector de los hidrocarburos en países como Colombia, Argentina, Bolivia y Ecuador. En Colombia se ha dado la denuncia de Amnistía Internacional que acusa a Repsol de pagar a efectivos militares del país para vigilar las instalaciones. En Argentina se han presentado graves casos de vertidos tóxicos debidos a roturas en los oleoductos. Así como la presencia de 3 mil pozos abandonados que presentan un grave riesgo de intoxicación.

En el sector eléctrico, Greenpeace ha apuntado directamente el grave riesgo que suponen los proyectos de Endesa española. Endesa tiene proyectada la construcción de cinco presas sobre los ríos Baker y Pascua. La organización ecologista afirma que el impacto ambiental de este proyecto sería enorme de llevarse a cabo, inundando millones de hectáreas de tierra virgen.

Otras empresas españolas del sector eléctrico son también, puestas bajo escrutinio. Es el caso de Unión Fenosa e Iberdrola; ambas tienen planeado construir varias centrales térmicas en Guatemala, cinco de las cuales serían centrales de carbón. El informe de Greenpeace acusa a estas compañías de dobles intenciones en una política de marketing verde en España, que se transforma en su opuesto, cuando se asientan en Latinoamérica.

El informe destaca un análisis ampliado de otras empresas de sectores diversos, como la alimentación (Pescanova), las finanzas (BBVA y el Banco Santander) y el turismo (Sol Meliá), dejando al descubierto sus polémicas actividades financieras, sobreexplotación de especies, así como acciones que desencadenaron graves impactos sanitarios y ecológicos. Una fuerte inspección a la ética empresarial española, que le sirve de amonestación para conducirle a una urgente autoevaluación.

Vía | revista soitu.es

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 octubre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *