25 agosto 2016 Salvajes

mapache

En ocasiones parece que la economía es algo que poco o nada tiene que ver con la naturaleza y el medio ambiente. Podríamos llegar a pensar que que son magnitudes que van por su lado cada una cuando no es esta última un escollo para el desarrollo económico. Pero la verdad es que sí que existe una relación directa entre ambas y que en ocasiones se puede cuantificar de manera efectiva. Uno de ellos es el que suponen las especies invasoras a la economía global, un coste que se traduce en 1,4 billones de dólares anuales.

Esta cifra ha sido cuantificada en un estudio recientemente publicado en la revista Nature Communications, y entre sus autores, se encuentra la bióloga española Inés Ibáñez, de la Universidad de Michigan. Para su elaboración se han tenido en cuenta el impacto de las especies invasoras en el medio ambiente y los costes derivados de su interactuación en un entorno foráneo. La transmisión de enfermedades, el retroceso o desaparición de especies autóctonas, daños a la salud de los ríos y de la tierra, o pérdida de cultivos son algunos de los perjuicios que originan.

Lidiar con todas estas consecuencias tiene un consiguiente impacto económico que debe ser asumido por los países para paliar en el mejor de los casos unos daños que pueden llegar a ser irreversibles. “En los próximos años, los impactos negativos asociados a la introducción de especies invasoras se verá exacerbada por otros factores de estrés globales, como el cambio climático, la degradación del medio ambiente y la contaminación“, detalla la profesora Inés Ibáñez.

A pesar de que las especies invasoras afectan a todas las economías, son las las economías de los países en desarrollo las más susceptibles “al carecer de la infraestructura operativa para prevenir y combatir la introducción de especies exóticas”. Los autores del estudio, en el que han participado también investigadores de la Unión Europea, Australia, y Europa, advierten de la necesidad de cooperar a nivel internacional para poner freno a las especies invasoras, por las consecuencias a nivel medioambiental que generan, pero también por los costes económicos que suponen.

Fuente | Efe Verde
Fotografía | Wikimedia Commons

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *