28 agosto 2014 Peligro de extinción, Salvajes

lince-iberico

El número de linces ibéricos (Lynx pardinus) muertos a lo largo del año no para de crecer. A esta peculiar lista negra se suma K2, un macho que fue introducido junto con otros siete ejemplares en Extremadura durante el pasado mes de julio con la intención de repoblar con esta especie el territorio extremeño.

Aún se desconocen los motivos que han causado la muerte de este ejemplar, de momento ha sido trasladado al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre (CAD) perteneciente a la Junta de Andalucía donde se procederá a practicar la necropsia al lince y pueda esclarecerse el motivo de su muerte.

Hay que señalar que estos ejemplares llevan dispositivos de radiofrecuencia, por lo que posiblemente arrojará algo de luz sobre los últimos momentos de K2, así como los lugares en los que estuvo. Además, teniendo en cuenta la información que se pueda obtener, es posible que sirva para asegurar la supervivencia del resto de linces que actualmente habitan en Extremadura y que de alguna forma puedan crear grupos estables de población.

Pero desgraciadamente, si nos basamos en la experiencia, es bastante probable que la causa de la muerte de este lince esté relacionada con los seres humanos, aunque evidentemente no es la única. Si los cálculos son correctos, en lo que va de año han perecido 17 linces ibéricos, una cifra insultantemente alta y que visto lo visto, parece probable que siga subiendo. De seguir así esta tendencia, la supervivencia de esta especie podría verse comprometida tras unos años en los que parecía que se vislumbraba la esperanza para ella.

Vía | Efe verde
Fotografía | Lynx Ex Situ

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 29 agosto 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *