13 enero 2017 Peligro de extinción, Salvajes

lince

El año 2017 se estrena con la primera muerte de lince ibérico producida por un atropello. Según los datos del programa LIFE+Iberlince, el ejemplar atropellado es un macho adulto y fue descubierto por un particular que circulaba por la carretera A-421, dentro del término municipal de Adamuz (Córdoba). Un suceso que vuelve a poner de manifiesto la amenaza constante a la que se enfrenta esta especie y que el año pasado causó una docena de muertes de lince ibérico.

A pesar de que la tendencia en los últimos años ha sido la de la reducción de los atropellos, lo cierto es que esta sigue siendo una de las principales causas de muerte de esta especie. Uno de los objetivos de las organizaciones ecologistas y de los programas de protección del lince ibérico es el de reducir y acondicionar los denominados como “puntos negros” en los que se concentran en mayor medida este tipo de accidentes.

“Hasta que no pongamos en marcha obras de mayor tamaño y presupuesto habrá poco más que hacer, y también es imposible garantizar un cero por ciento de mortandad: habrá una bajada importante cuando estén listas las grandes obras” ha señalado el responsable del Programa de Especies de WWF España, Luis Suárez. Por otro lado, ha asegurado que “es importante trabajar en una permeabilización real de las infraestructuras” y que estas obras “fragmente lo menos posible los hábitats y tengan el menor impacto posible sobre la biodiversidad”.

Las poblaciones de lince ibérico experimentaron en el año pasado su mayor crecimiento desde que los programas de recuperación de la especie comenzaron. A pesar de todo, todavía se encuentra en peligro y los atropellos siguen siendo una amenaza real para garantizar la supervivencia de la especie si no se acometen las obras necesarias.

Fuente | El Diario
Fotografía | Wikimedia Commons

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *