26 diciembre 2015 Flora, Peligro de extinción, Salvajes

muérdago y acebo

El invierno es la estación más dura para la fauna salvaje. Las bajas temperaturas y la escasez de alimentos hacen que la supervivencia se complique según avanzan los días y por ello, los animales deben recurrir a toda su astucia para lograr vivir un día más. Algunas especies recurren a la hibernación para escapar de las duras garras del invierno, pero otras deben “padecerlo” con todas sus consecuencias. Las aves son de los animales a los que más les afecta la falta de alimentación, pero dos plantas “navideñas” ayudan a mitigar la hambruna de los pajarillos: el acebo y el muérdago.

Estas dos plantas podrían considerarse como el “festín navideño” que la naturaleza proporciona a las pequeñas aves para poder combatir la dureza del invierno. Los frutos son muy preciados como fuente de alimento en estas fechas y los pajarillos dan buena cuenta de ellos, ayudando a estas plantas a su propagación, cerrando así un círculo perfecto.

urogallo

Precisamente, una de las aves más amenazadas de la península, el urogallo, es un ávido consumidor de frutos de acebo. Algo parecido ocurre con el muérdago (viscum album), que guarda una especial relación con el zorzal charlo (turdus viscivorus) cuyo nombre científico muestra dicha relación entre ambas especies. Entre estas aves y plantas existe una relación casi simbiótica, en la que necesitan las unas de las otras para poder sobrevivir.

Las semillas poseen una característica denominada “dormancia” por la cual permanecen en un estado de inactividad mientras están recubiertas de la capa carnosa que las cubre. Una vez que los ácidos digestivos de las aves consumen esta capa, la semilla se activa y queda liberada con las deyecciones de las aves, permitiéndolas germinar. De esta forma, se propagan las poblaciones de muérdago y acebo, pero también de otras muchas plantas.

Hay que destacar que ambas especies vegetales, muérdago y acebo, están protegidas a pesar de que son frecuentemente utilizadas como ornamentos en estas fechas. Dada la importancia que tienen para el ecosistema y las aves en general, es preferible no utilizarlas e intendar disfrutar de su belleza en la naturaleza.

Vía | SEO/Birdlife
Fotografía | Wikimedia Commons,

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *