13 agosto 2009 Bioficha, Curiosidades, Domésticos

quemajo.gif

El beagle es un perro curioso. Su coleteo gracioso y su expresión dulce le llevan a los hogares de miles de niños. Es tan famoso que hasta Jenofonte, filósofo griego describía a unos perros parecidos a los begle hace más de 2000 años.

Este perro siempre ha gozado de la estima de todo el mundo. Durante la edad media hasta era constante su presencia en las cortes europeas de aquellos reyes absolutistas. Italia, Gran Bretaña, Francia o Grecia son sólo algunos de los países por los que se extendió este boby de caseta de jardín. Durante el Siglo XIX, el Beagle fue explotado como perro de caza, a pesar de sus buenos resultados su curioso pelaje le convirtió en animal de compañía un siglo después. Toda una bofetada al determinismo biológico.

Pero bajo esa expresión dulce podemos encontrarnos a un lobo con piel de cordero. Son muy nerviosos y dominantes. Si no siguen un régimen educativo firme pueden convertirse en ejemplares violentos y caóticos. Son tercos, extrovertidos, independientes y tercos pero lo bueno es que sus orígenes les hacen necesitar la compañía. En un principio vivían en jauría por lo que estos perros necesitan la compañía, que si no es de otros perros tiene que ser irremediablemente de sus dueños.

Pero no nos asustemos, a pesar de ser tan nerviosos, son felices si se les sabe llevar y les encantan los juegos. Son perros cariñosos aunque no demasiado, por lo que el dueño puede estar de vez en cuando un poco a su aire.

Todo el mundo tiene una serie de perros preferidos y después de muchos años el beagle sigue siendo el mejor para muchos.

Más información | Wikipedia

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *