17 octubre 2014 Peligro de extinción, Salvajes

quebrantahuesos

La estabilización de la pequeña colonia de quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) del parque natural de Cazorla afronta un mes trascendental, ya que la época de reproducción de esta amenazada especie ha comenzado. El éxito o el fracaso de la puesta determinará en gran parte si finalmente podremos contar en España con otro núcleo estable de quebrantahuesos.

Aunque el año pasado hubo una tentativa de cópula entre una pareja, ninguna llego a ser fructuosa, pero todo parece indicar que esta vezsí se dan las condiciones necesarias para que se produzca. En esta ocasión, sí se ha podido observar en dicha pareja los comportamientos típicos previos a la cópula, y dado que este mes entra la fase reproductiva del quebrantahuesos, las expectativas de que se produzca son muy altas.

De producirse, sería todo un éxito, aunque eso no significa que la nidada llegue a buen puerto. La mortalidad en esta especie es bastante elevada, ya que únicamente suele sobrevivir un único polluelo, y además, debe superar unos primeros meses de vida muy duros en los que su futuro no está asegurado en absoluto. Si se diesen todas estas condiciones, el quebrantahuesos estaría un paso más cerca de recuperar sus poblaciones fuera del Pirineo.

Pero esta especie no solo tiene que hacer frente a las dificultades que le pone la propia naturaleza. La lacra de los cebos envenenados tiene un gran impacto en esta especie, y es un peligro muy difícil de controlar, totalmente indiscriminado y que ha dejado múltiples muertes de quebrantahuesos a lo largo de los últimos años.

Vía | Efe verde
Fotografía | jorgerubio.es

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *