6 agosto 2009 Curiosidades, Medio Ambiente, Noticias

mastigias.jpg

Siempre que pensamos en las medusas nos vienen imágenes no muy amables sobre ellas, son seres molestos y pensamos que no tienen ningún sentido en el mar que no sea ‘atacarnos’ mientras nos damos un refrescante baño en el mar. Pero según unos estudios realizados los pequeños organismos en los que se incluyen las medusas tienen un gran impacto en la composición de nuestros océanos.

Las medusas junto con el plancton y los copépodos son capaces de desplazar grandes cantidades de agua procedentes del fondo en dirección a la superfície, esto ayuda a romper la estratificación de las aguas y a una regeneración de nutrientes más rápida.

La investiación, llevada a cabo por el Instituto tecnológico de California, muestra que las capas más frías procedentes del fondo emergen y se mezclan con las corrientes más cálidas de la superfície gracias en parte a la acción de estos seres en masa. De la combinación de las capas de agua depende la distrubución de temperatura, salinidad, nutrientes y otras sustancias químicas del medio marino, lo cual influye a su vez en el clima mundial.

En la investigación se tuvo en cuenta los movimientos de diferentes organismos, entre ellos las medusas. Mediante sustancias fluorescentes que inyectaban en el agua podían observar el movimiento de esta al paso de uno de estos seres. Mediante esto, los investigadores descubrieron que grandes cantidades de agua seguían a las medusas durante largas distancias, y a través de cálculos estimaron el impacto que supondría en las corrientes marinas.

Antes de este estudio, los científicos rechazaron la idea de que los animales tuvieran algún tipo de efecto en las corrientes. Según estos, la viscosidad del agua anularía cualquier turbulencia creada por el animal. sin embargo, según los investigadores de este nuevo estudio, la viscosidad del agua mejora este proceso y amplifica sus efectos. Lo que acaba ocurriendo es que el animal lleva más fluido en proporción a su tamaño del que llevarían animales tan grandes como las ballenas.

Pero esta nueva teoría ya fue expuesta por Charles Darwin, nieto de Darwin. Este fue el primero en afirmar que los animales tenían cierta influencia en el océano. Lo llamó ‘Mecanismo darwiniano’, en este proceso el organismo arrastra agua a su alrededor y la mezcla a medida que avanza. esta teoría fue toda una fuente de controversía en su época.

Partiendo de esta teoría, los investigadores californianos realizaron simulaciones matemáticas de lo que ocurriría si muchos animales se moviesen en un determinado tiempo y una misma dirección. Segun el mecanismo darwiniano, estos bancos de diminituos animales arrastrarían parte de las aguas más frías y profundas hacía la superfície, lo que crearía una inestabilidad de capas y su posterior mezcla.

Una vez más, los animales menos llamativos o que pasan más desapercibidos a nuestros ojos nos dan una lección de lo importante que es cualquier detalle en los océanos y en nuestro planeta en general.

Vía | Nature
Foto | Eric Cheng

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 6 agosto 2009
  2. La presencia de las medusas 21 julio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *