12 octubre 2017 Domésticos

Hámster

Aunque parezcan las mascotas más tiernas, algunos hámsters pueden actuar de forma agresiva como método de defensa, dándonos un susto y posteriores preocupaciones. Es decir, los animales nos pueden atacar en forma de mordedura, provocando que nos llevemos las manos a la cabeza. Pero ¿es esto peligroso?

En primer lugar decir que no, no es para nada peligroso que un hámster nos muerda. En un principio, claro, podéis estar tranquilos. Sin embargo, sí hay que estar atentos si la herida es profunda o si el animal no ha sido vacunado, casos en los que es obligatorio acudir al médico con el fin de que nos ayude.

Las razones por las que un hámster puede morder a una persona son variadas. Una de ellas es por defensa, por ejemplo, cuando huele o ve algo que le resulta sospechoso. También puede deberse a una mala adaptación a nuevos hogares, si no está acostumbrado a manos ajenas, o si están pasando por un ciclo reproductivo complicado. En este tipo de momentos pueden volverse más irritables, dando lugar a situaciones complicadas.

¿Qué debemos hacer tras la mordedura?

Hámster

Si os muerde un hámster lo primero que tenéis que hacer es mantener la calma. Si todavía está mordiendo y nos ponemos nervioso no solo no soltará, sino que además aplicará más fuerza en la mordedura. Poco a poco podemos quitar al animal de la zona. Después de esta situación también es recomendable tranquilizar al animal y ponerlo en su jaula con el fin de que no cause más problemas.

Una vez resuelto este problema hay que limpiar la herida, para lo que usaremos un poco de agua oxigenada y algodón. En el caso de que el animal no haya sido vacunado, sea salvaje o simplemente la herida sea especialmente profunda no dudéis en visitar a un médico con el fin de que compruebe hasta qué punto debéis curaros la herida.

La próxima vez que acariciéis a un hámster sabed que hay que tener unos ciertos cuidados y que hay que evitar aquellos animales desconocidos o que puedan suponer algún problema grave.

Vía | 2nd Chance
Fotos | Pixabay – Nikki | Pixabay – Nana-ne

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *