10 abril 2015 Curiosidades, Salvajes

lobo

Quizá uno de los atributos con los que es más fácil identificar al lobo es su comportamiento gregario, que lo lleva a vivir en grupos jerarquizados en los que las estructuras sociales están bien definidas. Pero recientemente se ha constatado que este tipo de comportamientos van más allá de la manada, concretamente en lo que se refiere a la adopción e integración en el grupo de lobeznos.

Un estudio publicado en Zoo Biology ha analizado este tipo de comportamiento en varias manadas de lobos, e incluso sugiere que podría ser explotado en beneficio de este animal para lograr estabilizar grupos e incluso, como una vía abierta a evitar la extinción de este animal en determinados países.

El estudio analizó el comportamiento de varias hembras de lobo a las que se las dejaba un lobezno que no tenía ningún tipo de relación con ellas o la manada. Pese a que uno pudiese imaginar que hubiese algún tipo de rechazo, los cachorros fueron inmediatamente adoptados e integrados en la estructura familiar. De hecho, algunos núcleos familiares llegaron a cambiar de “lobera” tras la llegada de estas nuevas crías, con la posible intención de incrementar su supervivencia.

Como señalaba al principio, se estaría estudiando cómo utilizar este tipo de comportamiento para intentar salvar a las poblaciones de lobo de la extinción, una terrible realidad que planea por muchos países europeos en los que este animal ha sido brutalmente perseguido. En el caso de España, el lobo se ha ido recuperando a lo largo de los años, llegando en la actualidad a contar con un número de ejemplares “sano” para la viabilidad de la especie, lo que ha vuelto a a traer la controversia sobre el control de este animal y la posibilidad de volver a ser cazado.

Vía | BBC Earth
Fotografía | Tom Bech

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *