17 agosto 2015 Peligro de extinción, Salvajes

lobo-iberico

Que los lobos y los perros están emparentados es un hecho, pero un reciente estudio ha desvelado que las poblaciones de lobo ibérico del sur de España comparten con sus parientes domésticos mucho más que una lejana relación. Según la investigación del genetista Óscar Ramírez, la gran reducción del lobo ibérico en España durante los 70 tuvo tal impacto que obligó a esta especie a cruzarse con perros para poder sobrevivir.

Esta es la conclusión a la que ha llegado el investigador tras obtener y estudiar el genoma completo de 4 lobos ibéricos. Este cruce con perros se ha detectado fundamentalmente en la región de Sierra Morena, donde habita uno de los núcleos de población más escasos de nuestra geografía. Esta condición de aislamiento fue la que propició el cruce con los perros, lo que ha supuesto que hayan hibridado.

Uno de los lobos analizados, que murió en 2001 a manos de un furtivo en Sierra Morena, mostraba un genoma con un 30% de genes de perro. Esto se explica por el alto grado de endogamia de esta población en la que al cruce con perros se suman la posterior reproducción con los híbridos.

Con el fin de evitar la total destrucción del banco genético de este núcleo de lobos ibéricos del sur de España, se recomienda que se traigan lobos del norte para enriquecer sus genes y evitar la endogamia. Las poblaciones de lobo ibérico más sanas se encuentran al norte del río Duero, donde aún gozan de un número elevado de ejemplares. A pesar de que parece que el número de lobos ha aumentado en nuestro país, el autor del estudio cuestiona dicha percepción y cree que la pobreza genética podría haber hecho mella en la especie.

Vía | Efe Verde
Fotografía | Rjime31

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *