24 septiembre 2015 Medio Ambiente

otoño

La llegada del otoño supone cambios a todos los niveles, pero en especial en el mundo natural, que se ve inmerso en una transformación radical. Denostada por muchos, esta estación se recibe con recelo e incluso se la identifica con depresiones y tristeza al asemejarla como un periodo en el que se marchita la vida. La realidad es bastante distinta, ya que se trata de un momento mágico en el que la naturaleza vive auténticos momentos de esplendor.

El otoño ofrece unas temperaturas bastante más suaves que en verano, lo que facilita que cojamos nuestras mochilas y podamos salir al campo a disfrutar de la naturaleza. Es cierto que la amenaza de lluvia siempre está ahí, pero también es parte del encanto de esta estación y que con un poco de previsión, las precipitaciones no deberían ser un problema para nuestras escapadas al campo. Además, es un momento único para este tipo de actividades, ya que la naturaleza nos regala paisajes de gran belleza con motivo de la pérdida de la hoja de los árboles.

Quizá una de las actividades predilectas para estas fechas es la recolección de setas. Es una forma excelente de vivir la naturaleza y adentrarse en los bosques y otros parajes naturales del país. Además, si se realiza correctamente, es totalmente inocua para la naturaleza y el medio ambiente e incluso beneficiosa ya que ayuda a que las setas puedan propagarse por el campo. Lo único con lo que hay que tener cuidado es no recoger aquellas setas que no conozcamos, ya que hay variedades venenosas y otras tantas tóxicas y que en caso de ser ingeridas pueden ocasionar graves trastornos o incluso la muerte.

zarzamora

En nuestros paseos por el campo durante estas las primeras fases del otoño, también podremos recoger algunos frutos silvestres, que maduran en otoño como la zarzamora. También es una ocasión única para contemplar a las encinas y otros árboles similares dar sus frutos. Unas actividades que seguramente será del agrado de los más pequeños de la casa y que les pondrá en contacto con la naturaleza de forma directa.

Todo ello sin olvidarnos de uno de los espectáculos naturales más impresionantes que pueden contemplarse en estas fechas: la berrea. El cortejo de los ciervos sigue siendo una de las estampas del otoño que es más difícil de olvidar por su estética singular y sus sonidos que conforman una autentica experiencia de lo que supone el ciclo de la vida.

Estas son unas pocas actividades para disfrutar del otoño, pero hay otras muchas que están esperando a todos los aficionados a la naturaleza que quieran disfrutar de esta estación. Colores, olores y otros componentes que hacen de esta estación una de las más especiales para vivir la naturaleza en primera persona.

Fotografía | Miquel González Page, M.Peinado.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *