4 abril 2017 Peligro de extinción, Salvajes

lince

Pese a que la recuperación del lince ibérico en España parece que es una realidad, lo cierto es que la especie sigue haciendo frente a multitud de amenazas y la mayoría de ellas tienen un denominador común: el hombre. A lo largo de 2016 murieron un total de 33 ejemplares de esta especie y la mayor parte de ellos fueron por atropellos según detalla el último informe del programa Life Iberlince.

La mayoría de los ejemplares muertos se concentra en Andalucía donde perecieron 25, 13 de ellos atropellados. Desde el año 2002, han perdido la vida en territorio andaluz 212 ejemplares de lince ibérico y de ellos, 95 por arollamientos. Una cifra que evidencia el gran impacto que tiene esta causa de muerte sobre las poblaciones de este felino. Sin embargo, no es la única ya que el furtivismo también origina un gran número de muertes.

Además de las causas de muerte que han podido ser esclarecidas, hay un gran volumen de ellas que no han podido ser establecidas. En cualquier caso, los atropellos siguen siendo el principal motivo por el que los linces ibéricos mueren por causas no naturales. Una situación que parece que se estabiliza debido en parte a las mejoras que se han realizado en las carreteras para evitar este tipo de accidentes. En cualquier caso, sigue siendo significativo que el número de atropellos se mantiene más o menos estable.

Pero sin duda, el mayor desafío al que se enfrenta esta especie a partir de ahora es el de la financiación. Desde Life Iberlince advierten que a finales de 2017 “el peso de la conservación del felino más amenazado del mundo recaerá al 100% sobre las administraciones autonómicas y estatales“. Será a partir de este momento cuando la viabilidad del lince ibérico será puesta a prueba y cuando podremos comprobar si efectivamente la especie será capaz de salir adelante.

Fuente | Efe Verde

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *